Páginas vistas en total

lunes, 28 de octubre de 2013

REHENES DE LA SITUACION





 
         Tiene 55 años y hace ya 4 que está en el paro. No os voy a hablar de las angustiosas jornadas que durante esos 4 años ha vivido en busca de otro empleo y dándose de bruces contra la pared, ni de las esperanzas perdidas y los momentos en que pensaba que tirar la toalla era su única opción.

           Solo voy a contaros que hace 14 días, F. ha encontrado ¡por fin! un nuevo trabajo.

            Ha sido tal la alegría, la emoción y la excitación que sintió ante la llamada, pensando que se volvía a integrar en la vida laboral,  que se rompió por dentro.

           Se sintió mal, muy mal, pero trató de respirar hondo y recobrar fuerzas... El dolor era tal que no podía hacerlo.

           Aún así, pensó que no podía faltar el primer día a su nueva  colocación. Tenía que acudir a ese puesto que no puede permitirse perder...

          Y fue a trabajar.
          Y al día siguiente, y al siguiente también. Y al otro, aunque en dos ocasiones se sintió tan indispuesto, que pensó que se moría.

           Hoy, a F. le están operando en un quirófano para intentar recuperarle, ya que está en un estado terrible.

            Durante 14 días ha acudido al trabajo sin falta, aún habiendo sufrido UN INFARTO Y DOS ANGINAS DE PECHO.


           F. es un claro ejemplo de lo que está pasando en este país. A otros los han echado del trabajo por menos.

             Querido F.: esperamos buenas noticias sobre tu estado, pero la rabia y el dolor me invaden al comprobar, de nuevo, la deshumanización de nuestra sociedad, que sigue inmersa, cada día un poco más, en el capitalismo más depredador que podía imaginarme.

 

martes, 8 de octubre de 2013

Incoherencias.


 
 
 
 
 

¿POR QUÉ ME INVITAS A MONTAR EN MOTO,
SI NO TIENES GASOLINA?










Esta es la pegunta que una amiga mía le hizo a alguien  al que correspondía, en ese momento, dar una explicación  coherente a su comportamiento.
 
Creo que no respondió,
al menos inmediatamente.

       Y esta frase me ha vuelto a la mente hoy recordando que, en los últimos tiempos , dos personas  me han invitado también  a un viaje a ninguna parte.
 
         Pues hoy solo eso... No me inviten a pasear en moto, si no tienen gasolina...

Al fin y al cabo, yo tengo una bicicleta alada...