Páginas vistas en total

miércoles, 29 de abril de 2015

POEMA ANONIMO



















POEMA en recuerdo de los inmigrantes ahogados, leído desde la cubierta del barco Constanza en aguas del Mediterráneo cuando diversos artistas e intelectuales ofrendaron un homenaje a nuestros muertos
y que Carlos Olalla nos leyó  en el “funeral popular” e interreligioso del día 26 de Abril, en San Carlos Borromeo, Entrevías.






































“Llegasteis desde muy lejos para alfombrar nuestro mar.


Sois nuestros invitados....
Hermanos venidos en un barco sin nombre.
Vosotros habéis llegado desde África para alfombrar nuestro mar.
Con vuestros cuerpos. Con lo único que os quedaba en la vida.
Nos habéis dado todo.
Sois nuestros invitados, hermanos anónimos.
Venid. Entrad en nuestras conciencias. Estáis en casa.
Tomad nuestras flores, nuestras palabras, nuestras músicas.
Ponéoslas.
¡Os sientan tan bien!
Que ellas os alimenten durante la travesía.
Que los delfines acompañen vuestro silencio.
Y las sirenas velen vuestro sueño.
Nosotros os inventaremos nombres.
E imaginaremos vuestras sonrisas.
Y pasearemos una y otra vez sobre esta alfombra regalada.
Para que el mundo que pretendíais alcanzar se hunda en su
propia vergüenza.

¡Salud, hermanos de negritud!
¡Salud, hermanos de soledad!
¡Salud, hermanos de nuestro mar!

























lunes, 27 de abril de 2015

FUNERAL DEL PUEBLO




Llovía sobre Madrid.

 Y llovía en los ojos de muchas personas que querían ofrecer un recuerdo reivindicativo a las víctimas de nuestro modo de vida, a los que permanecerán olvidados en las aguas, durmiendo bajo ellas.


Con emoción, recuerdo lo que escribí hace algún tiempo:
















Padre nuestro que estás en la tierra:
santificado sea tu nombre de Omar, Laila, walter, Ofelia, Mohammed,
Aissa, Mamadou, Shahira, Pedro, María y todos los demás.

 Aleja de nosotros el reino de la soledad
y que sea tu voluntad que nos sean propicios el mar y la tierra.


 El pan de cada día que no le falte a nadie,

 y si hay poco, que sepamos compartirlo.

 Que la Bestia no se cobre nuestras ofensas; que el mar nos perdone la tentación.


   Líbranos de los insolidarios y

 condúcenos hacia la humanidad.





Fotos: Olmo Calvo y Raúl Capin.

lunes, 20 de abril de 2015

SOBRAN PLAÑIDERAS





Cual hipócritas plaňideras,
asoman para decir  que "hay que hacer algo ya"...
mientras siguen hablando del "efecto llamada",
que repiten como un eco los medios
en crónica de "sucesos",
haciendo invisible el fondo del problema.


 Nada importa el derecho fundamental de cada ser humano
a elegir mejorar su vida.


Los "negocios" violando los derechos humanos

y  la esperanza en el hombre se abre a la decepción.

 Nos sobran plañideras  en esta noche oscura
porque no sienten duelo en su interior colonizador.


 Estamos en campaňa,
después de nuevo solos.







miércoles, 15 de abril de 2015

LA INCÓMODA VERDAD.








En la página del periódico,
apenas unas líneas nos informan del acontecimiento:
"Unos 400, 700,... (¿quién sabe cuántos en realidad?) inmigrantes
naufragan, mueren ahogados, tratando de llegar a Europa".


Nada más.


Quizás otro diario informa de su origen, de su pobreza. Solamente.
Así, como diría Saramago, las personas nacen, viven, luchan y mueren para esto.
Unas pocas líneas imprecisas en el diario, desgastadas de indiferencia.
Y palabras que hemos convertido en la falsa llave con la que se abren leyes y normas que tranquilizan las conciencias.
Sin embargo, algunos oímos con enorme lucidez unos gritos de angustia que nos estremecen.


Porque gritaron, seguro. ¿Acaso lo dudais?


Y rezaron, los que creían en algún dios.


El periódico no lo dice... Sólo que murieron.
No que gritaron...


¿Qué modo de contarnos la historia es éste?


¿Por qué olvidamos que estos niňos, estas mujeres y hombres de la barcaza son de carne sufridora?
El silencio está compuesto de innumerables rumores y, a veces,
el aire retiene los gestos y las palabras intercambiadas.
Por eso oigo que gritaron, sabiendo que por una injusticia fundamental,
por un monstruoso absurdo, la mayor parte va a perecer.


No están las cancillerías de las grandes potencias preocupadas por este asunto...
si acaso lo vieron tomando el café de la mañana,  con gesto de fastidio lo consideraron un “incidente fronterizo” de gentes que no son "nuestras ".


Pero si estos pequeňos y los hombres y mujeres que les acompaňaban gritaron,
no lo oímos.
Y si no lo escuchamos, ¿existe el dolor?


Pero gritaron, amig@s mios, gritaron.
Y siguen gritando.
Fotografía de Marcos Moreno/EL PAIS.





        ¿Para qué queremos una noticia que no nos habla de lo que necesitaban estas personas, de sus sufrimientos, de sus sueños, su dolor y sus gritos, ni de las gentes que atizaron el fuego que hizo que tuvieran que partir de sus lugares? ¿Y de los que asisten a estos hechos como a un espectáculo de un show más, sin que les afecte?

           Quizás deberían bastar los hechos para que la inteligencia del lector del diario extrajera las lecciones necesarias... Pero algo me dice que no bastan, que no son suficientes.



MARIAM.













martes, 14 de abril de 2015

GÜNTER GRASSS, PERSONA NON GRATA.















Lo que hay que decir









Por qué guardo silencio, demasiado tiempo,
sobre lo que es manifiesto y se utilizaba
en juegos de guerra a cuyo final, supervivientes,
solo acabamos como notas a pie de página.
Es el supuesto derecho a un ataque preventivo
el que podría exterminar al pueblo iraní,
subyugado y conducido al júbilo organizado
por un fanfarrón,
porque en su jurisdicción se sospecha
la fabricación de una bomba atómica.
Pero ¿por qué me prohíbo nombrar
a ese otro país en el que
desde hace años —aunque mantenido en secreto—
se dispone de un creciente potencial nuclear,
fuera de control, ya que
es inaccesible a toda inspección?
El silencio general sobre ese hecho,
al que se ha sometido mi propio silencio,
lo siento como gravosa mentira
y coacción que amenaza castigar
en cuanto no se respeta;
"antisemitismo" se llama la condena.
Ahora, sin embargo, porque mi país,
alcanzado y llamado a capítulo una y otra vez
por crímenes muy propios
sin parangón alguno,
de nuevo y de forma rutinaria, aunque
enseguida calificada de reparación,
va a entregar a Israel otro submarino cuya especialidad
es dirigir ojivas aniquiladoras
hacia donde no se ha probado
la existencia de una sola bomba,
aunque se quiera aportar como prueba el temor...
digo lo que hay que decir.
¿Por qué he callado hasta ahora?
Porque creía que mi origen,
marcado por un estigma imborrable,
me prohibía atribuir ese hecho, como evidente,
al país de Israel, al que estoy unido
y quiero seguir estándolo.
¿Por qué solo ahora lo digo,
envejecido y con mi última tinta:
Israel, potencia nuclear, pone en peligro
una paz mundial ya de por sí quebradiza?
Porque hay que decir
lo que mañana podría ser demasiado tarde,
y porque —suficientemente incriminados como alemanes—
podríamos ser cómplices de un crimen
que es previsible, por lo que nuestra parte de culpa
no podría extinguirse
con ninguna de las excusas habituales.
Lo admito: no sigo callando
porque estoy harto
de la hipocresía de Occidente; cabe esperar además
que muchos se liberen del silencio, exijan
al causante de ese peligro visible que renuncie
al uso de la fuerza e insistan también
en que los gobiernos de ambos países permitan
el control permanente y sin trabas
por una instancia internacional
del potencial nuclear israelí
y de las instalaciones nucleares iraníes.
Solo así podremos ayudar a todos, israelíes y palestinos,
más aún, a todos los seres humanos que en esa región
ocupada por la demencia
viven enemistados codo con codo,
odiándose mutuamente,
y en definitiva también ayudarnos.


(Gunter Grass)

lunes, 13 de abril de 2015

ADIOS, GALEANO.











FUEGOS





Cada persona brilla con luz propia
entre todas las demás.
No hay dos fuegos iguales.
Hay fuegos grandes y fuegos chicos
y fuegos de todos los colores.


Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento,
y hay gente de fuego loco, que llena el aire de chispas.


Algunos fuegos, fuegos bobos,
no alumbran ni queman;
pero arden la vida con tantas ganas
que no se puede mirarlos sin parpadear,
y quien se acerca, se enciende.




Eduardo Galeano


De “El libro de los abrazos”




Fotografia de Mariam del Toro, Río de Janeiro, 28 de Marzo de 2015.



lunes, 6 de abril de 2015

PASCUA





















"Quien no compartió el dolor,
          ¿cómo podría compartir la Esperanza? "


(P. Casaldáliga)

Foto: Mariam del Toro, 4 de Abril de 2015.



miércoles, 1 de abril de 2015

INSOMNIO

Josué de Castro escribe en su "Geopolítica del hambre":




"La mitad de los brasileños no duerme porque tiene hambre. La otra mitad tampoco duerme porque tiene miedo de los que tienen hambre".