Páginas vistas en total

domingo, 27 de noviembre de 2016

REGUFIADOS DE SEGUNDA. Aquí, donde habita el olvido.

   
    En 2014, de los 36 conflictos bélicos en todo el mundo, África acumuló el mayor número por continente.

   Son conflictos olvidados y sus víctimas, invisibles al resto del mundo.


    En este contexto, es realmente extraño que no se utilice el término “refugiado” para los subsaharianos que saltan la valla y que suben a ella dando gritos con la palabra “asilo”.


   Se les deniega incluso la eventualidad de llegar a ser refugiados.
(Texto: Antonio Ruiz).

 © De las fotografías: Antonio Ruíz.
*******


     Esta es sólo una pequeña muestra de la gran obra que este fotoperiodista tiene en su haber y son fotografías de los años 2014, 2015 y 2016.

   A pie de valla siempre, en Melilla, sufriendo la represión por informarnos de la vulneración de derechos que se produce tan frecuentemente y de las vivencias de los que consiguen llegar a nuestro país, muchos estamos esperando que alguien le pida a Antonio Ruíz una exposición en Madrid para poder contemplar en mayor formato todos estos documentos históricos, que él ya tiene preparados.
           




domingo, 20 de noviembre de 2016

CIE, ESPACIO POLICIAL


“Los CIES son espacios de impunidad policial”
                  (Ramiro García de Dios, juez de control del CIE de Aluche)

 

        Dicen que España es un estado de derecho pero continuamente nos demuestran que no lo es. Y los CIE son buen ejemplo de ello.
        Algunos de los que entraron, nunca salieron...
        No hay servicio médico permanente, no se hacen exámenes médicos antes de las deportaciones, no hay protocolo para el trato a las embarazadas, no se denuncian ni atienden las víctimas de trata, no hay traductores especializados... Sí hay vejaciones habituales, insultos, maltrato, falta de agua en algunos, como en Valencia, o hay que pagarla en la máquina expendedora, claro, si tienes recursos. Y así, podríamos dar muchos más ejemplos del trato inhumano que padecen los que conviven allí´.
             Hoy,  con el lema “Abramos las fronteras, cerremos los CIE”, hemos celebrado una manifestación contra los Centros de internamientos de inmigrantes,  como broche final a la jornadas convocadas por Caravana a Grecia (en breve, a nuestro sur), con el apoyo de numerosos colectivos sociales  para denunciar las lamentables condiciones en que se encuentran los internados en estos centros  y las sistemáticas violanciones de los derechos que sufren.
       La marcha comenzó en la Plaza de Aluche y finalizó frente al CIE, donde se leyó un manifiesto  denunciando que  “el racismo institucional que representan las políticas migratorias europeas” y la respuesta de los gobiernos europeos a la crisis de los refugiados que ha sido el cierre de fronteras que –recuerdan- ha causado la muerte de más de 25.000 personas desde el año 2000.

       Lugares donde no existe una transparencia en la gestión y donde no hay una atención social,  sanitaria y jurídica efectivas para personas sin delito, como repetimos continuamente, y cuya falta, administrativa en todo caso,  conlleva una privación de libertad en condiciones peores que en las cárceles.

       A día de hoy, no existe una normativa clara que establezca las pautas de su funcionamiento, y siguen estando regulados por una orden ministerial del año 1999. El anterior gobierno socialista empezó a redactar el reglamento que ahora ultima el ejecutivo actual. El texto continúa otorgando todas las competencias a la Dirección General de la Policía y es “más de lo mismo” para las organizaciones sociales. El borrador limita las visitas de familiares y ONG, impide las quejas directas a los jueces, no garantiza que haya intérpretes y prima las cuestiones de control y seguridad. “El cambio más grueso en el modelo de los CIE debería ser acabar con el régimen carcelario. Y para hacerlo habría que cambiar el modelo para que no fuera policial.

       La Defensora del Pueblo ya recomendó hace meses que, en el nuevo reglamento, la policía fuese destinada a supervisar la seguridad exterior de los centros, pero que la gestión de la vida cotidiana estuviera en manos de funcionarios especializados en servicios sociales.

      Un buen ejemplo que ayuda a entender qué sistema rige la vida de los internos en los CIE es el hecho de que a cada inmigrante se le asignada un número que sustituye a su nombre y apellidos hasta que abandona el recinto. “Ni en la cárcel ocurre eso. La explicación que dan es que sus apellidos son muy raros y esa no es una excusa", asegura Manzanedo.

“Es un ataque a su dignidad”.
 
   



miércoles, 9 de noviembre de 2016

RESISTENCIA!!!


     Parece ser que el hombre y la mujer son los únicos animales a quienes les falla muchas veces su instinto de superviviencia a tenor de lo que vemos.
    Todo el mundo se echa las manos a la cabeza ante la elección de Trump como presidente de los Estados Unidos, es decir, de la primera potencia mundial, porque va a ser el amo del universo.
     Y hasta los tertulianos, analistas y periodistas  que han defendido a capa y espada en nuestras elecciones a un tal sr. Rajoy como adalid de lo mejor de lo mejor, hoy “analizan”, muy preocupados, el mundo que se nos viene encima.
Foto: José Palazón.
      No acabo de entenderlo, porque también aquí se ha defendido esa política de recortes de lo social, del ninguneo de oportunidades para los de abajo, de ser países solo para ricos y de supremacía blanca. ¿En qué se diferencian las políticas de muros, de xenofobia, de educación para élites, de sanidad para los que se pueden permitir la privada, de sueldos de miseria y de dejar en manos de los ricos todo lo gobernable? ¿Quién, en nuestro país, no combate la homofobia, los derechos de las mujeres, favorece la religión fanática e incluso hace aún cruzadas?
   Esta foto histórica, de José Palazón Osma, nos lo explica todo...
  
       En cuanto a política exterior, como bien dice mi querido Miguel Angel Vázquez: “Aunque habrá tiempo de hacer un análisis tranquilo con los resultados en la mano, lo cierto es que soy bastante escéptico respecto a lo que pueda salir de las urnas. Como leí un día en algún muro, toca elegir entre el que quiere expulsar a los musulmanes de su país y la que quiere bombardearlos en sus países de origen. Los dos son bastante chungos, sí”.
       Cabe la “esperanza” de que quienes gobiernan  en realidad, es decir, los poderes financieros y económicos, no vayan a tirar piedras a su propio tejado y a este energúmeno de Trump le corten los hilos y le manejen como hasta ahora han manejado a los demás. ¡Triste, muy triste!
        ¡Y cuántos partidos políticos hacen la vista gorda ante todo esto! ¡Y cuántos están colaborando para que la humanidad se vaya a la mierda!
        Se plantean tantas incertidumbres que no se si tiene sentido la lucha que otros llevamos a cabo, cuando somos los propios humanos los que nos abocamos al fracaso como especie, cuando elegimos el sufrimiento y la flagelación, el ponernos en manos de estos psicópatas a los que les damos el gobierno del mundo. No sé si darme al alcohol o a drogas más duras, para soportarlo.
       Aunque sé, porque me conozco, que lo que haré será seguir empujando hacia adelante, estar en la resistencia, codo a codo con toda la gente que conozco que lo hace, con todos los amigos que no tienen nada que perder, intentar encontrar los huevos de la serpiente que eclosionarán dando lugar a nuevos fascismos, nuevos nazismos y nuevos lugares de marginación, exclusión y dolor.
       Espero que estéis ahí, en ese empeño de no tirar la toalla, de cuidarnos entre nosotros para no desfallecer, para que cuando sintamos el agotamiento, en días como el de hoy, podamos encontrar la mano amiga que nos sosiegue, que nos anime, que nos dé nuevos ánimos ante semejante heroicidad, la de la resistencia.
 

 

jueves, 3 de noviembre de 2016

BAY, BAY, SR. MINISTRO...


Adiós, sr. Ministro de las cloacas del Estado…

     Tu paso por el ministerio no ha dado árboles de frutos ni flores, sino ruinas de una naturaleza muerta. Segura estoy de que no corría la brisa desde hace tiempo en las ventanas de tu sede oficial, porque has sido un ministro incendiario y saqueador.
     Has ido de cacería en cacería, incapaz de situarte ante la fragilidad de la vida humana.
      Has demostrados que los “caballeros medievales” viven acariciando sueños de poder y que aman más los oropeles que a las personas, tú, tan entusiasta de homenajear y condecorar ídolos de barro e incapaz de conmoverte ante el extranjero herido.
       Has vivido más preocupado por los movimientos de los “reyes” vecinos, apoyando las guerras, más aún si las consideras “santas”, porque tu enemigo es siempre un infiel. Y hasta la  paz, la impones con tus sables.
      Has criado una jauría de mastines voraces que han dejado regueros de sangre que no va a borrar el polvo del camino. Y de vez en cuando, les das unos azucarillos para recompensar su labor.

Foto: José Palazón.
     Todos esos que consideras “ilegales”, deberían escupirte la palabra “inmoral”, a ti, incapacitado para mirar a los ojos de víctimas inocentes, a sus hermosos cuerpos vencidos por heridas, ojos que contrastarían con tu arrogante mirada.
     Serás reconocido por todos porque, a tu paso, se sentirá el hedor que dejan los que siegan la vida humana.
 Y el que siega esa vida, es un enemigo de la naturaleza.

   También es mi enemigo.
     Y quien destruye la vida, donde quiera que sea,
    tiene su corazón lleno de muerte.

Foto: Antonio Ruiz.
     Dicen que quien destruye la vida ajena, es porque odia la propia…  
Y aunque reces y reces una y otra vez, no puedes escuchar la voz de Dios… La que crees que es su voz, es más bien la de tu odio por la vida.
      Eres el ejemplo de que los hombres menos libres en el mundo son los que tienen el poder en sus manos.

       Porque siempre vivís prisioneros de vuestras cortes, vuestros oros, vuestros aduladores, vuestras  patrias, y, sobre todo, de la ley.
      Esa ley tuya que nos ha hecho llorar tanto, dolernos tanto por las trampas.  
      Vete en paz, déjanos alguna esperanza,  aunque sea incierta con tu sucesión.
       Y nosotros, abramos las ventanas y, aún solo en este momento, en el de tu partida, seamos felices y compadezcámonos de tu pobre y encogida figura.