Páginas vistas en total

lunes, 26 de diciembre de 2011

LEVANTAR EL ANCLA Y SALIR AL MAR.

       
                                           
    "La luna de la marginación hace crecer las mareas de la injusticia
                                   donde naufragan los polizones de la vida". 
                                                                                                  (Pepe Laguna)






          

   "Igual que hace dos mil años, María huía del futuro dictado por los Herodes de la miseria y la corrupción. En esta ocasión no viajaba a lomos de un burro, sino en el húmedo vientre de una patera.

        Como entonces, le llegó el momento del parto en pleno viaje y el pesebre fue sustituido por un desvencijado cayuco. No había posada ni para ella, ni para los 32 subsaharianos que la acompañaban, entre ellos siete embarazadas más y seis menores.

              La estrella de Oriente se adaptó a los nuevos tiempos y se transmutó en una llamada de móvil que un ángel anónimo hizo desde Marruecos avisando de la salida de la embarcación la tarde anterior.

               El calor que otrora dieron al niño un buey y una mula, ayer lo ofreció el regazo del guardia civil que durante dos horas, hasta llegar a Motril, protegió a la pequeña del intenso frío. 

           ¿A qué esperamos para salir corriendo a Alborán y poner a los pies de la niña el requesón, la manteca y el vino de nuestras rebosantes despensas? ¿A qué esperan los políticos y sabios para ir a ofrecerle el oro, el incienso y la mirra de un futuro lleno de posibilidades? ¿Vamos a dejar que, dos mil años después, la sombra de una cruz se proyecte sobre el porvenir de esa niña?

                  En cada crío que nace se juega la salvación compartida de un futuro mejor para todos, empezando por los últimos. Alegrémonos con los pastores porque ya es Navidad en Alborán".
        

                (De Pepe Laguna, nuestro profe en materia de reflexiones sobre cómo hacer del mundo un lugar más justo).                          

lunes, 19 de diciembre de 2011

¡NO AL DESAHUCIO DE UNA FAMILIA EN RIVAS!

 ¡¡EL AYUNTAMIENTO DEBE INTERVENIR PARA EVITAR QUE ESTA FAMILIA QUEDE EN LA CALLE!!

           El Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA) es un organismo  de la Comunidad de Madrid, que según su propia definición, nació para hacer frente a las demandas organizativas y funcionales en materia de vivienda derivadas de las transferencias del Estado a la Comunidad y sus funciones son el fomento de la construcción de Viviendas de Protección para el acceso a la misma de los colectivos con mayores  riesgos de exclusión social, como los jóvenes o las personas con una renta económica especialmente baja.
        Sin embargo, en la actualidad, a las propias familias a las que les ha proporcionado casa siguiendo esos criterios, cuando se encuentran en mayor precariedad por desempleo, les presenta un procedimiento judicial y ejecuta el desahucio con mayor celeridad que si de la banca privada se tratase, dejando a las familias que acogió en la calle.
            En Rivas, en este momento, hay una familia que se encuentra en esta situación, con  un niño de 12 años al que es posible que los Reyes Magos les traigan por techo las estrellas del cielo ripense.
             Han propuesto alternativas al Ivima, como pagar la totalidad de la renta de la que disponen en la actualidad, como parte de pago hasta que puedan encontrar trabajo, pero no se ha aceptado la solicitud.
              Como en nuestra ciudad nos dicen que “en Rivas se adelanta por la Izquierda” (I.U. en campaña electoral), la Comisión de Vivienda de la Asamblea Popular de Rivas, que apoya a la mencionada familia y les acompaña en las acciones que ellos plantean para la solución de esta situación dramática, se ha dirigido a concejales del ayuntamiento para  solicitar una entrevista y han pasado muchas semanas sin que nadie les haya querido escuchar.  El Gerente de la EMV sí les recibió quedando en realizar las acciones pertinentes y en llamarles, pero han pasado los días sin que  les haya hecho llegar ninguna noticia.
              Izquierda Unida de Rivas se presentó a las elecciones municipales con un Programa Electoral en el que,  literalmente,  se dice  que plantea 5 ejes prioritarios para  un compromiso  “desde la conciencia de que los momentos de crisis que atravesamos nos exigen, por un lado, poner el acento en la asistencia y acompañamiento social a quienes más están sufriendo…”
              Para que todo su programa no quede en papel mojado, PEDIMOS junto con la familia afectada en este momento por una angustiosa situación de desamparo, que CUMPLA  con ese Primer Eje que definen como:
 “1. Red Local de Atención, Acompañamiento y Alternativa Social a la Crisis: parala movilización de recursos e iniciativas municipales al servicio de quienes más están sufriendo los efectos de una crisis que no han generado, sobre líneas de actuación de prevención de la exclusión, protección en las situaciones de precariedad, promoción del empoderamiento ciudadano más allá del asistencialismo, acompañamiento social para la inclusión de personas y colectivos, y participación ciudadana para el estímulo de las redes solidarias desde la sociedad civil.”
               Junto con esta familia, PEDIMOS que el Ayuntamiento de Rivas deje de hacer oídos sordos a estas situaciones, y garantice que ninguna persona del municipio se quede en situación de desamparo habitacional,  y que como ciudad donde se debe dar ejemplo del respeto a los derechos humanos,  no permita que esta familia quede en la calle mientras cientos de pisos de protección permanecen vacíos.
                 Asimismo les invitamos a establecer diálogo con los afectados,  por parte de los concejales y responsables de las áreas a quienes implique, y mientras no sea así, anunciamos que iniciaremos junto a ellos las movilizaciones y acciones que se consideren necesarios para hacer respetar los derechos garantizados para la dignidad de las personas.  Y denunciaremos cualquier vulneración de los compromisos adquiridos a través de un programa electoral que les ha dado una mayoría absoluta.
                                                17 de diciembre de 2011
                                        

viernes, 16 de diciembre de 2011

SOLO PARA MI CORAZON...

            



               
      
                 Si alguien te pide elegir entre tu hija o tu madre, se diría que no sabe nada de sentimientos, que no sabe de qué habla...

                  Si es tu hija la que te pide elegir entre ella y tu propia madre...  

      ¿qué hacer?                                        
                                                
                                                  


                 Pensar que no eres tú quien tiene que elegir,     
                 que es tu hija quien ya  ha  elegido...

viernes, 9 de diciembre de 2011

CRISIS, CRISIS, CRISISSSSSSSS.....


                                           

                       " La crisis es un atentado contra la dignidad humana"
                                                                    Saramago (El País, 16/12/2008)

        Estamos acabando el 2011. Y siempre con la crisis a cuestas, pero con peores condiciones cada día. ¡Hace tanto tiempo ya que hablamos de lo mismo!  Lo que pasa es que parece que lo interiorizamos y hasta empezamos a creer que alguna culpa tenemos de la situación…  Por lo que recuerdo,  los míos,  con los que convivo, siempre han estado en crisis, no ha habido ninguna época de bonanza  para ellos, que  siempre han tenido un sitio en las colas del paro, en las de Cáritas, en la de las parroquias… una soga al cuello  de la que tiraba algún banco a través de una hipoteca, eso los que podían conseguirla, porque otros,  a quien el techo bajo el que cobijarse son las estrellas o el plomizo sol,  celebraban el coche abandonado que serviría de pensión en las noches de frío…
             Lo distinto es que ahora se han unido a esta tropa de menesterosos más gente que , hasta hace poco, gozaban de un estatus más considerado, la clase media que sujeta tantas veces los sistemas .  Hay más precariedad en los empleos, se ha despedido a gran cantidad de población activa, y cada vez hay más paro. Lo que hace que cunda un miedo que se filtra en el ánimo, ese miedo de no llegar a fin de mes, de no poder pagar el crédito, de no tener para la luz, el teléfono, a que se acabe el subsidio de desempleo… Los sueldos son más bajos y la consigna de apretarse el cinturón cada vez resonando más dentro de nuestros cerebros, como si fuésemos culpables de haber querido tener una casa, de haber consumido lo que nos anunciaban a todas horas, de querer ser como todos.
      Estamos cansados, muy cansados, en este mundo totalmente en crisis, con los jefes cada vez más jefes por nuestro miedo a que nos despidan;  cansados de buscar carteles en busca de empleo, y aceptando cualquier sueldo, a la baja, con tal de poder cobrar algo. Paralizados por la angustia, culpando al emigrante de lo que pasa, incapaces de analizar críticamente la sociedad y el sistema en el que vivimos inmersos. Cada vez más solos, individualizándonos, apretando los dientes, esperando que pase la marea, que vengan tiempos mejores…  sin darnos cuenta de que el trabajo está ahí, no desapareció, no es un bien escaso, al igual que el dinero. Que esto está mal repartido, mal organizado, mal gestionado, que hay quien sigue sacando provecho de las crisis, y que a éstos les  beneficia nuestra desunión, nuestra mirada sin ver,  al tiempo que pensamos: ¡mientras no me toque a mí…!
         Y establecemos nuevas castas, nos ponemos nuevas etiquetas: parados  de  aquí, autóctonos, con papeles, sin papeles, eventuales, autónomos, migrantes, sin recursos, en riesgo de exclusión, etc… ésas que nos han ido inculcando los que quieren controlar las poblaciones. Se crea el concepto de “gente peligrosa” para que recelemos de los otros;  el “no cabemos todos”, excluyendo así a los que no creemos merecedores de lo que tenemos nosotros.

              Así vamos tragando con las nuevas leyes de extranjería, con las redadas selectivas, la denegación de papeles a los inmigrantes, las reformas laborales, con los recortes en los derechos consagrados por luchas de años y penas de cárcel, y lágrimas; con la privatización de los servicios públicos que pone en manos del beneficio privado los asuntos que son propios de estados de derecho para dar cobertura y asistencia,  por igual,  a toda la población...

                Un Estado obligado a paliar las desigualdades, no a  solidarizar las pérdidas de los negocios privados para que los particulares sigan manteniendo sus beneficios, es el que se nos presenta ahora como garante de nuestra supervivencia.  Eso sí , pidíendonos que “miremos hacia otro lado”, que no nos preguntemos el por qué, que no dudemos de su buena fe, que aunque nosotros no vislumbremos horizontes, ya llegaremos a salir de la crisis. Porque si no lo hacemos así, la catástrofe es segura.
              Pero sí dudamos. No  creemos en la clase política, ni en los sindicatos, ni en las instituciones y estamos tan cansados que no queremos oir ya más de sus mágicas recetas para salir de la crisis, porque cada vez que nos aplican sus remedios  tenemos que hacer nuevas renuncias y nuevos sacrificios.
           Hace meses que ha salido el sol para quien tenga altura de miras… y hay que sacudirse la  pereza,  hay que ponerse manos a la obra de buscar horizontes. Debemos sacar fuerzas de donde sea para reclamar una forma de hacer política más ética, con mejores criterios de servicio, con políticos de vocación y no de buena ocasión, que nos dejen colaborar de lleno en la vida pública, en la construcción de una buena vida y del equilibrio social, mejorando los desajustes en base a una economía de servicio, no solamente de beneficios para un sector. Debemos salir de esa apatía en la que estamos sumidos y de la que cada vez es más difícil escapar.
           Hay caminos, pero para andarlos tenemos que generar vínculos y confianza en los de al lado, hacer posibles otras relaciones sociales, ya que el derecho  a una existencia digna es algo irrenunciable para cualquier persona, y solamente saldremos de esta crisis si apostamos por lo común.
            Hay mucha belleza en la reconquista de espacios comunes, en descubrir el potencial que tenemos  y que surge al  hacer algo con otros. Tendremos miedo, pero podremos superarlo si nos sentimos arropados.
                 Nos merecemos una vida mejor que la que nos han prometido en este sistema liberal basado en el consumismo que nos atrapa y nos hace sentirnos al final insatisfechos. Las necesidades vitales son distintas a las que nos venden todos los días, y cuando lo descubrimos, nos solo maduramos en razón y criterio, en sentido común, sino que nos hacemos mejores personas y un poco más felices.





martes, 6 de diciembre de 2011

CELEBRAR EL DIA DE LA CONSTITUCION ES UN INSULTO.

    

"Cuando un hombre está en el poder, necesita el consejo, el apoyo, el cariño y el aliento de sus gobernados, que han de ser sus amigos, no sus vasallos; pero si ese hombre se olvida que se debe al pueblo y no respeta derechos ni constituciones, el pueblo tiene la obligación de recordarle los deberes de la altura, e imponerle su soberanía, ¡si no por la razón, por la fuerza! "
                                                                                                       Leandro Alem


       Día 6 de Diciembre, fiesta de la Constitución española de 1978. Hay asuntos a los que no necesito añadir palabras, ya que se comentan por sí solos.
       Los Derechos Fundamentales de los españoles se contienen en esta  Constitución con plena fuerza normativa. De ahí que vinculen a todos los poderes públicos (artículo 53.1 CE), incluso al legislador.
        El título I de la misma se abre con el artículo 10.1, a cuyo tenor "la dignidad de la persona, los derechos inviolabrles que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la Ley y a los derechos de los demás, son fundamento del orden político y de la paz social".
      
Se reconoce, además, que existen derechos constitucionales vinculados a asuntos económicos y sociales, como son:

       * El derecho a la educación libre y gratuita.
       * la libertad de enseñanza y de cátedra.
       * Libertad de sindicación y a su vez, no obligación de afiliarse.
       * Derecho de huelga.
       * Derecho a la negociación colectiva. (Que ahora los empresarios quieren cargarse).
       * Derecho y deber de trabajar:  Que incluye a su vez otros derechos fundamentales.
    • Libre elección de profesión u oficio.
    • Promoción a través del puesto de trabajo y mejora del puesto.
    • Remuneración suficiente.
    • No discriminación por edad o sexo en el trabajo.
    • El estado deberá velar por una política de pleno empleo.
     Y, también, aunque haya algún partido político que presenta recursos ante el Tribunal Constitucional, en el texto se reconoce el
             *Derecho a un matrimonio igualitario: con igualdad jurídica entre las partes sociales.
                Pues bien, parece ser que tenemos DERECHOS y DEBERES.  Pero hasta el presente, solamente veo reclamación constante de los deberes de los ciudadanos, si bien no se cumple lo que está establecido como deber para los poderes políticos, y que son los derechos reconocidos en esta norma de orden superior:
         *  Derecho a la igualdad ante la ley, sin discriminaciones,  en el contenido de la ley.  (Lo veremos con la “Trama Urdangarín”.
         *Derecho a la comunicación libre: libertad de expresión,  producción y creación.
         * Derecho a la información: A recibirla y a emitirla, con expresa prohibición de la CENSURA, EL SECUESTRO ADMINISTRATIVO  y cualquier maniobra que dificulte el acceso a la INFORMACION y a LA CULTURA.
          * Derecho a participar en asuntos públicos, directamente o mediante representantes DEMOCRATICOS.
               * Derecho de reunión, manifestación y asociación.
            * Derecho de poder dirigirse a los poderes públicos (art. 29) y derecho a participar en asuntos públicos.
           
            Por todo esto, como hoy Izquierda Unida, hay que retirarse de los festejos patrios en torno a unos dictámenes que solamente son usados para sojuzgar a la ciudadanía y muy pocas veces para enaltecer la dignidad de cada persona. Cayo Lara ha dicho:
       “Hoy no estamos aquí para celebrar el 33 aniversario de la Constitución española, sino el primer acto institucional de una Constitución absolutamente devaluada.
Hoy por tanto no tenemos nada que celebrar. Y denunciamos que el PSOE y el PPhan convertido la Constitución española en papel mojado.
Muchísimas gracias por vuestra atención y confiamos en que los propietarios de los medios de comunicación os permitan a los profesionales comunicar estas cosas a la ciudadanía”.

      Efectivamente, no tengo ninguna gana de celebrar el establecimiento de un documento que esconde toda la hipocresía que podamos imaginar, que no sirve para garantizar los míminos necesarios para la  vida digna de cualquier persona, y por eso me pregunto por qué no estamos todos presentando RECURSOS DE AMPARO ante los tribunales, ya que éste recurso se estableció para cuando haya VULNERACION DE DERECHOS RECONOCIDOS EN LA CONSTITUCION.
         Realmente lo dejan para determinados artículos, no todos parece que puedan ser exigidos... Y además cuentan con la complicidad de nuestra desgana, nuestra desilusión, nuestros complejos, nuestros miedos...Todo lo que nos impide vivir con plenitud nuestra vida pública y política, así como creernos capaces de cambiar las cosas.
           Pero lo somos. Tenemos que despertar, tenemos que seguir construyendo, exigiendo, defendiendo, señalando, denunciando...
                           Ya se, parece una vida dura. Pero ofrece un apasionante modo de vivirla.
                                               Toñi.
     

 

lunes, 21 de noviembre de 2011

CONTRA EL PODER

         "20-N"... Cambia el gobierno en España.  A falta de los votos de última contabilización, ya es un hecho lo que se esperaba. Comentamos en Facebook que hemos vuelto a 1939...

         Aparece en el balcón de Génova un comedido Rajoy y la extrema derecha ya está en la calle. Portan parcantas contra el aborto, contra el matrimonio gay, contra muchos de los derechos que tanto ha costado conseguir... Y se ven en la tele, se les oye expresar una euforia que contrasta con los sentimientos de otros políticos y afiliados de  partidos que han disfrutado del poder y ahora pasan a la oposición.

         Sensación extraña. No me representan, pero siento cierto miedo a lo que está por llegar... Temo por nuestros chicos marroquíes, rumanos, y subsaharianos, temo por los parados y los que ahora tienen empleo precario. Por los que ven su porvenir sin techo por las hipotecas usureras de los bancos y por el lugar donde trabajo, que nunca llega a ser un buen servicio público. Por las escuelas públicas y la educación para todos, por la asistencia sanitaria universal y gratuita... Pero no más que antes, hace solo unas horas, ya que el gobierno que pasa a ser oposición ya nos hacía la vida imposible en muchos de estos aspectos. Tenia ya mano dura con la emigración, y miraba para otro lado en cuanto a tantos servicios esenciales que debiera custodiar, permitendo su privatización y su desmantelamiento. Lo que pasa es que esta aplastante victoria es tan amplia, que a la derecha le va a resultar más fàcil lograr lo que pretenda. Es el resultado de la ley electoral, nada justa y nada igualitaria.

                      Solo me animo pensando que el Movimiento 15-M seguirá vivo y con más fuerza y junto a muchos otros, codo a codo, y de la mano, tendremos que seguir en la brecha para seguir consiguiendo que los pasos atrás los den ellos, no siempre nosotros. y quiero cantar esta canción: que me anima un poco:

  http://www.youtube.com/watch?v=mVIhFMcN6KY

contra el poder que nos enseña sólo aquella mitad,
contra el poder de las verdades dobladas,
contra el poder de quien conoce pero sangra de más,
contra el poder de las canciones guardadas.
contra el poder que nunca abraza a los que pueden pensar
contra el poder que nos vigila los pasos
contra el poder que siempre miente en nombre de la verdad
contra el poder que nos convierte en extraños
contra el poder
que debilita y nada da,  que sólo quita
y deshace lo que está
contra el poder…
contra el poder
en cualquier forma que sé de
contra la fuerza y mal uso de la fe
desde el poder…
contra el poder que abre una zanja entre el amor y el placer
emparentando el bienestar y la herida
contra el poder que no distingue entre morir y crecer
contra el poder que compra y vende la vida
contra el poder que hace del padre ostentador del poder
contra el poder que nos obliga a engañarnos
contra el poder que hace a los hijos reinventar el poder
contra el poder de los que piensan ganando
contra el poder…
contra el poder que no descansa y se detiene a beber
junto a las fuentes del sabor y el deseo
contra el poder que nos bendice en el hogar del poder
contra el poder del la ignorancia y los juegos
contra el poder…
que debilita y nada da que sólo quita
y deshace lo que está contra el poder.

en cualquier forma que sé de
contra la fuerza y mal uso de la fe
desde el poder…

viernes, 4 de noviembre de 2011

LA PARABOLA DEL DEPOSITO DE AGUA

          Tenía 15 años cuando alguien muy cercano me dejó leer un pequeño librito que me descubrió todo el intrincado mundo de los mercados, de la propiedad privada, de la esclavitud y de la plus valía. Edward Bellamy lo escribió a finales del siglo XIX, y sin embargo, hay algo que aún tiene vigencia. Con él  comencé a pensar en términos políticos sobre la sociedad en la que vivimos… Aquí  dejo la historia,  porque en estos tiempos revueltos, no solo los mercados nos marcan el paso y la forma de ser más o menos pobres, sino que también nos quieren privatizar el agua… la fuente de la vida.

      La Parábola del depósito de agua.

                      ( Edward Bellamy (18501898))

      "Había un cierto país muy seco, cuya gente estaba en extrema necesidad de agua. Y no hacían otra cosa que buscar agua de la mañana a la noche, y muchos perecían porque no podían encontrarla.

         Había  ciertas personas en aquel país que eran más astutas y diligentes que el resto, y habían acumulado depósitos de agua donde otros no podían encontrarla, y el nombre de aquellas personas era capitalistas. Y sucedió que la gente del país acudió a los capitalistas y les rogó que les diesen del agua que habían acumulado y que podían beber, porque su necesidad era extrema. Pero los capitalistas respondieron y dijeron:
      -"¡Marchaos, gente tonta! ¿Por qué deberíamos daros del agua que hemos acumulado, si entonces estaríamos igual que estáis vosotros, y pereceríamos con vosotros? Pero mirad lo que haremos por vosotros. Sed nuestros sirvientes y tendréis agua."
        Y la gente dijo: "dadnos de beber y seremos vuestros sirvientes, nosotros y nuestros hijos." Y así fue.
         Ahora bien, los capitalistas eran personas de entendimiento, y sabios en su creación. Ordenaron a la gente que fuese sus sirvientes en cuadrillas con capitanes y oficiales, y a algunos de ellos los pusieron en las fuentes para zambullirse, y a otros les hicieron acarrear el agua, y a otros los pusieron a buscar nuevas fuentes. Y todo el agua era concentrada en un único lugar, y allí hicieron los capitalistas un gran depósito para contenerla, y el depósito se llamaba el Mercado, porque allí era donde la gente, incluso los sirvientes de los capitalistas, iban para conseguir agua. Y los capitalistas dijeron a la gente:
         Por cada cubo de agua que nos traigáis, que nosotros verteremos en el depósito, que es el Mercado, ¡mirad! os daremos un céntimo, pero por cada cubo que extraigamos para dároslo para que bebáis de él, vosotros y vuestras esposas y vuestros hijos, nos daréis dos céntimos, y la diferencia será nuestra ganancia, bien entendido que si no fuese por esta ganancia no haríamos esto por vosotros, sino que todos vosotros pereceríais."

         Y ello fue bueno a los ojos de la gente, porque era torpe de entendimiento, y diligentemente trajo agua al depósito durante muchos días, y por cada cubo que trajeron, los capitalistas dieron a cada uno un céntimo; pero por cada cubo que los capitalistas extrajeron del depósito para dárselo de nuevo a la gente, ¡mirad! la gente dio a los capitalistas dos céntimos.

          Y después de muchos días el depósito de agua, que era el Mercado, rebosó por la parte superior, porque la gente era mucha, pero los capitalistas eran unos pocos, y no podían beber más que los demás. Así pues, el depósito rebosó. Y cuando los capitalistas vieron que el agua se desbordaba, dijeron a la gente: 
               "¿No veis que el depósito, que es el Mercado, rebosa? Sentaos, pues y sed pacientes, porque no habéis de traernos más agua hasta que el depósito se vacíe."

            Pero cuando la gente ya no recibió los céntimos de los capitalistas por el agua que traían, no pudieron comprar más agua de los capitalistas, no habiendo nada con que comprar. Y cuando los capitalistas vieron que ya no tenían más ganancia porque nadie les compraba agua, se turbaron. Y enviaron personas a las carreteras, a los caminos secundarios, a los vallados, gritando, "Si alguien tiene sed que venga al depósito y nos compre agua, porque rebosa." Porque se dijeron entre ellos, "Mirad, los tiempos están faltos de animación; debemos hacer publicidad."

         Pero la gente respondió, diciendo: "¿Cómo podemos comprar a no ser que nos contraten, porque cómo, si no, tendremos medios para comprar? Contratadnos, pues, como antes, y gustosamente compraremos agua, porque tenemos sed, y no hace falta que hagáis publicidad." Pero los capitalistas dijeron a la gente: "¿Contrataros para traer agua cuando el depósito, que es el Mercado, ya rebosa? Comprad, pues, agua primero, y cuando el depósito se vacíe, a base de que compréis, os contrataremos de nuevo." Y así, sucedió que, debido a que los capitalistas ya no contrataban a la gente para traer agua, la gente no podía comprar el agua que ya había traído, y debido a que la gente no podía comprar el agua que ya había traído, los capitalistas ya no contrataban a la gente para traer agua. Y la frase común se propagó, "Es una crisis económica."
         Y la sed de la gente era grande, porque ahora ya no ocurría como había ocurrido en la época de sus padres, cuando el país se abría ante ellos, para que cada uno buscase agua por sí mismo, viendo que los capitalistas habían tomado todas las fuentes, y los pozos, y las norias, y las vasijas y los cubos, para que nadie pudiese conseguir agua excepto del depósito, que era el Mercado. Y la gente se quejaba contra los capitalistas y decía: "Mirad, el depósito ha rebosado, y nosotros nos morimos de sed. Dadnos, pues, del agua, que no perezcamos."

         Pero los capitalistas respondían: "Nada de eso. El agua es nuestra. No beberéis de ella a no ser que nos la compréis con céntimos." Y lo confirmaron con un juramento, diciendo, según su costumbre, "El negocio es el negocio."

         Pero los capitalistas estaban desasosegados porque la gente ya no compraba agua, por lo cual ellos ya no tenían ganancias, y hablaron entre ellos, diciendo: "parece que nuestras ganancias han detenido nuestras ganancias, y por razón de las ganancias que hemos hecho, ya no podemos hacer más ganancias. ¿Cómo es que nuestras ganancias han dejado de darnos ganancias, y nuestras ganancias nos empobrecen? Hagamos llamar pues a los agoreros, para que ellos puedan interpretarnos esta cosa," y enviaron a buscarlos.
            Ahora bien, los agoreros eran personas que habían aprendido oscuros proverbios, y que se unieron a los capitalistas por razón del agua de los capitalistas, para poder de este modo vivir, ellos y sus hijos. Y hablaron en favor de los capitalistas ante la gente, e hicieron sus embajadas por ellos, viendo que los capitalistas no eran un compañero ágil de entendimiento, ni preparado para el discurso.

          Y los capitalistas demandaron de los agoreros que les interpretasen esta cosa, por qué la gente no les compraba más agua, aunque el depósito estaba lleno. Y ciertos agoreros respondieron y dijeron, "es por razón de la sobreproducción", y alguno dijo, "es el exceso de producción"; pero el significado de las dos cosas es el mismo. Y otros dijeron, "No, pero esta cosa es por razón de las manchas solares." E incluso otros respondieron, diciendo, "No es por razón del exceso de producción, ni de las manchas solares como este mal ha llegado a ocurrir, sino por la falta de  confianza.
                           "Y mientras los agoreros competían entre ellos, conforme a sus modales, las personas de ganancia dormían y dormían, y cuando despertaron dijeron a los agoreros: "Basta. Nos habéis hablado confortablemente. Ahora marchaos y hablad asimismo confortablemente a esta gente, para que se estén quietos y nos dejen también en paz."  

           "Pero los agoreros, precisamente los hombres de la ciencia lúgubre--porque así los llamaban algunos--eran reacios a ir ante la gente por miedo a que los apedreasen, porque la gente no los quería. Y los agoreros dijeron a los capitalistas:"
    "Amos, es un misterio de nuestro arte, que si las personas están llenas y no tienen sed, entonces encontrarán confort en nuestro discurso igual que vosotros. Pero si tienen sed y están vacías, no encontrarán confort en él, sino que en cambio se burlarán de nosotros, porque parece que a no ser que una persona esté llena, nuestra sabiduría no le parece sino vaciedad." Pero los capitalistas dijeron: "Id. ¿No sois los que nos hacéis las embajadas?"
"Y entonces los agoreros fueron ante la gente y les expusieron el misterio del exceso de producción, y cómo era que debían perecer de sed porque había agua en demasía, y cómo no podía haber suficiente porque había demasiada. E igualmente hablaron ante la gente en relación a las manchas solares, y también por qué era que estas cosas les habían sucedido por razón de la falta de confianza. Y ocurrió tal como los agoreros habían dicho, porque a la gente su sabiduría les pareció vaciedad. Y la gente los vituperó, diciendo: "¡Fuera, calvorotas! ¿Os burláis de nosotros? ¿La abundancia engendra escasez? ¿No sale nada de lo mucho?" Y cogieron piedras para apedrearlos.
             Y cuando los capitalistas vieron que la gente todavía se quejaba y no prestaría oído a los agoreros, y porque también tenían miedo de que la gente se subiese al depósito y tomase el agua por la fuerza, trajeron ante la gente a ciertos hombres sagrados (pero eran falsos sacerdotes), quienes hablaron ante la gente de que debía estarse callada y no turbar a los capitalistas por estar sedienta. Y estos hombres sagrados, que eran falsos sacerdotes, dieron testimonio ante la gente de que esta aflicción fue enviada a ellos por Dios, para la curación de sus almas, y que si lo soportaban con paciencia y no sentían deseos por el agua, ni turbaban a los capitalistas, ocurriría que después de que muriesen irían a un país donde no habría capitalisas sino una abundancia de agua. No obstante, había ciertos auténticos profetas de Dios también, y estos tenían compasión con la gente y no profetizaban para los capitalistas, sino que en cambio hablaban constantemente en su contra.
"Entonces, cuando los capitalistas vieron que la gente todavía se quejaba y que no se estarían quietos, ni por las palabras de los agoreros ni por las de los falsos sacerdotes, acudieron ellos mismos ante la gente y pusieron la punta de sus dedos en el agua que rebosaba en el depósito y humedecieron las yemas de sus dedos en él, y esparcieron las gotas que había en la punta de sus dedos sobre la gente que se agolpaba alrededor del depósito, y el nombre de las gotas de agua era "caridad", y eran en extremo amargas.
"Y cuando los capitalistas vieron una vez más que ni por las palabras de los agoreros, ni de los hombres sagrados que eran falsos sacerdotes, ni por las gotas que fueron llamadas caridad, la gente se quedaba quieta, sino que se enfurecía más, y se agolpaba alrededor del depósito como si lo fuesen a tomar por la fuerza, entonces se reunieron en consejo y enviaron hombres en secreto a mezclarse con la gente. Y estos hombres buscaron a los más fornidos de entre la gente y a todos los que tuviesen habilidades para la guerra, y los apartaron y hablaron con ellos taimadamente, diciendo:
           "Venid, ahora, ¿por qué no fundís vuestra suerte con la de los capitalistas? Si sois sus hombres y les servís en contra de la gente, para que no entren por la fuerza en el depósito, entonces tendréis abundancia de agua, no pereceréis, ni vosotros ni vuestros hijos."
            Y los hombres fornidos y los que tenían habilidades para la guerra prestaron oído a este discurso y se resignaron a ser persuadidos, porque su sed les obligaba, y fueron ante los capitalistas y se convirtieron en sus hombres, y en sus manos fueron puestos bastones y espadas y se hicieron defensores de los capitalistas y golpearon a la gente cuando se apiñaban ante el depósito.
              Y tras muchos días, el nivel del agua del depósito había bajado, porque los capitalistas hicieron fuentes y estanques de peces con el agua de aquel, y allí se bañaban, ellos y sus esposas e hijos, y despilfarraban el agua para su placer.
            Y cuando los capitalistas vieron que el depósito estaba vacío, dijeron: "La crisis ha terminado"; y entonces hicieron llamar y contrataron a la gente que debía traer agua para llenarlo otra vez. Y por el agua que la gente traía al depósito la gente recibía un céntimo por cubo, pero por el agua que los capitalistas dejaban extraer del depósito para dárselo otra vez a la gente recibían dos céntimos, porque ellos debían tener su ganancia. Y después de un tiempo, el depósito volvió a rebosar otra vez igual que antes.
          Y entonces, cuando la gente había llenado muchas veces el depósito hasta rebosar y había tenido sed hasta que el agua que había en él hubiese sido despilfarrada por los capitalistas, sucedió que aparecieron en el país unas ciertas personas que fueron llamadas agitadores, porque estimulaban a la gente. Y hablaron a la gente, diciendo que debería asociarse, y entonces no necesitaría ser sirviente de los capitalistas y no tendría sed nunca más. Y a los ojos de los capitalistas los agitadores fueron individuos infames, y de buena gana los habrían crucificado, pero no se atrevieron por miedo a la gente.
              Y las palabras de los agitadores con las que hablaban a la gente fueron de esta manera:
               "Gente insensata, ¿por cuánto tiempo vais a ser engañados por una mentira y creer para vuestro perjuicio que no lo es? Porque mirad, todas esas cosas que han sido dichas ante vosotros por los capitalistas y por los agoreros han sido fábulas astutamente urdidas. Y de la misma manera los hombres sagrados, que dicen que es la voluntad de Dios que seais siempre pobres y míseros y sedientos, ¡mirad! ellos blasfeman contra Dios y son unos mentirosos, a quienes Él juzgará amargamente aunque perdonará a todos los demás. ¿Cómo es que no podéis ir por el agua que hay en el depósito? ¿No es porque no tenéis dinero? ¿Y por qué no tenéis dinero? ¿No es porque no recibís más que un céntimo por cada cubo que lleváis al depósito, que es el Mercado, pero debéis dar dos céntimos por cada cubo que sacáis, para que los capitalistas puedan tener su ganancia? ¿No veis que de este modo el depósito ha de rebosar, siendo llenado con aquello de lo que carecéis y siendo abundante a costa de vuestra carencia? ¿No veis tampoco que cuanto más duro trabajéis y con más diligencia busquéis y traigáis el agua, será peor y no mejor para vosotros por razón de la ganancia, y así para siempre?"
         De esta manera hablaron los agitadores durante muchos días ante la gente, y nadie les hizo caso, pero sucedió que después de un tiempo la gente aguzó el oído. Y respondieron y dijeron ante los agitadores:
         “Decís la verdad. Es por culpa de los capitalistas y sus ganancias por lo que pasamos necesidad, viendo que por culpa de ellos y sus beneficios no podemos conseguir el fruto de nuestro trabajo, así que nuestro trabajo es en vano, y cuanto más trabajemos para llenar el depósito, antes rebosará, y podemos no recibir nada porque hay demasiado, conforme a las palabras de los agoreros. Pero mirad, los capitalistas son duros y sus tiernas compasiones son crueles. Decidnos si sabéis algún modo mediante el cual podamos liberarnos de nuestra sumisión a ellos. Pero si no conocéis un modo cierto de liberación, os imploramos que os apacigüéis y nos dejéis en paz, que podamos olvidar nuestra miseria."
        Y los agitadores respondieron y dijeron, "Conocemos una manera."
        Y la gente dijo: "No nos engañéis, porque esta situación dura desde el principio, y nadie ha encontrado una manera de liberarse hasta ahora, aunque muchos la han buscado cuidadosamente entre lágrimas. Pero si conocéis una manera, hablad ante nosotros, rápido."
        Entonces los agitadores hablaron ante la gente sobre la manera. Y dijeron:  "Mirad, ¿qué necesidad tenéis en absoluto de estos capitalistas, de tener que darles sus ganancias a costa de vuestro trabajo? ¿Qué gran cosa hacen ellos, por la cual les dais este tributo? ¡Mira por dónde! Es únicamente porque ellos os ordenan en cuadrillas y os dirigen adentro y afuera y os ponen las tareas y después os dan sólo un poco del agua que vosotros mismos habéis traído y no ellos. Ahora, ¡mirad la manera de salir de vuestra sumisión! Haced para vosotros lo que es hecho por los capitalistas--a saber, ordenad vuestro trabajo, y organizad vuestras cuadrillas, y el reparto de vuestras tareas. Así no tendréis necesidad en absoluto de los capitalistas y no les daréis ninguna ganancia, sino que todo el fruto de vuestro trabajo lo compartiréis como hermanos, teniendo todos lo mismo; y así nunca rebosará el depósito hasta que cada ser humano esté lleno y no menearía ni la lengua para tener más, y después, con lo que rebosa haréis fuentes placenteras y estanques con peces para vuestro deleite igual que hacían los capitalistas; pero estas serán para el deleite de todos."
          Y la gente respondió, "¿Cómo llevaremos a cabo esto?, ya que nos parece bueno para nosotros."
           Y los agitadores respondieron: "Elegid personas prudentes para entrar y salir delante de vosotros y para organizar vuestras cuadrillas y ordenar vuestro trabajo, y estas personas serán como eran los capitalistas; pero, mirad, no serán vuestros amos como lo eran los capitalistas, sino vuestros hermanos e intendentes que harán vuestra voluntad, y no sacarán ninguna ganancia, sino cada uno su parte como los demás, ya que no habrá amos ni sirvientes entre vosotros, sino solamente hermanos. Y de vez en cuando, como fijéis, elegiréis otras personas prudentes en su lugar para ordenar vuestro trabajo."
             Y la gente aguzó el oído, y la cosa les pareció muy buena para ellos. Igualmente no pareció una cosa difícil. Y con una sola voz clamaron: "¡Sea, pues, como habéis dicho, porque lo haremos!"
          Y los capitalistas oyeron el alboroto del griterío y lo que la gente decía, y los agoreros lo oyeron también, e igualmente los falsos sacerdotes y los fornidos hombres de guerra, que defendían a los capitalistas; y cuando ellos oyeron temblaron en extremo, de modo qu rodillas se golpeaban, y dijeron entre ellos, "¡Es nuestro final!"gente fue e hizo todas las cosas que los agitadores dijeron que tenían que hacerse. Y sucedió como los agitadores habían dicho, exactamente conforme a todas sus palabras. Y no hubo más sed en aquél país, ni nadie que pasase hambre, o estuviese desnudo, o tuviese frío, o en alguna situación de necesidad; y cada hombre dijo a su compañero, "Hermano mío," y cada mujer dijo a su compañera, "Hermana mía," porque así fueron los unos con los otros como hermanos y hermanas que vivieron juntos en armonía.

lunes, 31 de octubre de 2011

CELEBREMOS LA VIDA.

                                                   

                                                            Su cuerpo dejará no su cuidado;
                                                            Serán ceniza, mas tendrá sentido;
                                                             Polvo serán, mas polvo enamorado
.
                                                                                       (Francisco de Quevedo)
                          
                   He visto tantos tanatorios, tantos cementerios, que confundo unos y otros. 
                    Como la vida y la muerte confunden sus fronteras.
 
              De pronto la muerte  se hace presente como un salto al vacio.  Ha estado siempre ahí,  pero  su visita  es ahora cada vez más asidua.

              En San Carlos decimos que  hay una escalera al cielo, la rockera escalera que los nuestros ya comenzaron a escalar, convirtiéndose en peldaños de la misma,  desde muy tempranas edades, víctimas de cargas muy pesadas, que incluso les llevaban a culpar al cielo de sus pasos en la tierra, como hizo D. Juan Tenorio al sentir cerradas sus puertas, y que cada vez se va haciendo más alta.

             Cuando murió mi hermano Juan, con todo el dramatismo de que estuvo rodeado el accidente, se quebró algo dentro de mí… Josito me envió un escrito suyo titulado “Somos lo que nos han querido”,  que me trajo consuelo y esperanza,  donde decía que “vivir es llenar la propia existencia de rostros, de gestos, de ternura, de pequeños detalles, de hechos discretos pero sublimes...  Y citaba a Casaldáliga, en esa súplica que yo he compartido en el título de este blog, porque,  llegado el momento, también quiero tener las manos vacías y el corazón lleno de nombres. Y porque creo firmente que  somos lo que nos han querido”.

               Cuando el pequeño Mohammed intuía su próxima partida, me decía que yo no tenía que llorar, que él iba a estar bien, que tendría una carita normal, y que en sueños vendría a enseñarme lo bien que estaba. Nos pidió  que cuando se fuese, tomásemos el dinero de su hucha y con él comprásemos cordero, naranjas y dulces para celebrar una cena con todos los amigos. Aquellas palabras y sentimientos en un niño de 9 años, me enseñaron que se puede estar sereno ante la muerte, a pesar de no querer que llegue. Por eso, los últimos días me decía: Vamos a jugar, Toñi, vamos a jugar a la calle, no dejes que me aburra… y yo lo traducía como un: distráeme, Toñi, no dejes que piense… y aquello, como al poeta, me hacía sentir más su muerte que mi vida.

                    Como si cumpliese su promesa,  muchas veces aparece en mis sueños, y hablamos largamente, y en su cara no aparece ni rastro de la enfermedad que se lo llevó.  Es el recuerdo dulcificado de su paso por nuestras vidas, que llenó de luz  y de coraje, dándonos una lección de dignidad.
    
                   Con pocos días de diferencia, se nos marchó también Antonio, amigo entrañable a quien le pasaron factura los años del desasosiego.  Y se amplió la cuenta, en un año cargado de lágrimas.Y ahora siempre digo que si me anunciaran que voy a marcharme yo también, solo tendría que cogerme simbólicamente de su mano  y de la de mi pequeño Spiderman para atravesar con serenidad los momentos duros.

                 Y porque nos enseñaron a morir, nos enseñaron también a vivir, a disfrutar de los instantes  y de los detalles.
                  Y así, esta noche de difuntos quiero celebrar que vivo, que respiro, y quiero vivir con  plenitud hasta el último grano en el reloj  de la vida, y quiero seguir llenando mis manos con los nombres de todos los que estáis ahí, dándome lo mejor de vosotros mismos, compañer@s de batallas perdidas de antemano, utópicos y solidarios  soñadores que me animáis a arrimar el hombro para hacer de esta vida un lugar digno y justo. 

                  Con vuestro calor, sigo amando la vida, superando el dolor,  aprendiendo que hay que vivir bailando y sonriendo, y convivo con el recuerdo de los que partieron,  que llenan mi  corazón  porque   
 
                                               “A las aladas almas de las rosas
                                                del almendro de nata te requiero,
                                                que tenemos que hablar de muchas cosas,
                                                Compañero del alma, compañero.”
                                                                           (M. Hernández)