Páginas vistas en total

domingo, 16 de diciembre de 2012

CUANDO LOS POLITICOS MECEN LA CUNA...

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          



La situación política que en la actualidad sufrimos, se va haciendo cada vez menos democrática y participativa, ganando terreno a pasos agigantados un autoritarismo ante el que algunos se sienten iluminados… El último de estos “iluminados” me ha parecido el actual ministro de justicia, Ruiz Gallardón, al que oigo anunciar, no sin alarma, el pasado jueves, que “estudia la reforma del Código Civil”  para revisar la edad mínima para declarar ante un juez, emanciparse, trabajar, contraer matrimonio y tener relaciones sexuales.

      Cuando tiene colapsada totalmente la administración de justicia, se ha puesto en contra a sus funcionari@s, desde el más simple auxiliar al mal alt@ magistrad@, y ha establecido el pago de unas tasas  que agravan aún más si cabe la distancia entre ser pobre o no serlo a la hora de  recurrir a ella, se le ocurre al sr. Ministro Gallardón posar los ojos en lo que concierne en el Código Civil al tema de la edad del  menor… Ya lo hizo en el penal,  con una reforma que  alarma a aquellos  que hemos vivido años y años luchando por las garantías de la libertad  y de la legalidad democrática. 


      Muchos opinamos que la Administración de justicia cada vez se aleja más de lo que los ciudadanos concienciados entendemos por  "JUSTICIA.” Ya que cuando no existe política social y cuando se empuja a muchos ciudadanos a la exclusión , el enjuiciamiento criminal tiende a convertirlo casi todo en delito, en algo punible, “es el último eslabón de una cadena de hostigamiento".


   Las últimas leyes de menores han convertido todo lo pedagógico en terreno de derecho penal.


    Como bien nos enseñó Enrique Martinez Reguera, hace mucho tiempo que la ley de enjuiciamiento criminal de niños  “es un bochornoso  espectáculo de intrusismo profesional en el que los jueces y fiscales  se ponen a hacer pedagogía buscando el interés del menor y los pedagogos  nos pondremos a educar con los instrumentos necesarios de prisiones en la mano.”


   ¿Creerá Gallardón que marcar una determinada edad supondrá corregir “pedagógicamente” el que se cometan determinados actos? Quizás fantasea que “meter miedo” catalogando en el código algunas conductas va a ser más eficaz que otro tipo de formación que no se va a dar en los centros escolares ni en los institutos, gracias a su colega Wert y a su reforma educativa.


      ¿Creerá que una dinámica policial-carcelaria será una intervención educativa adecuada? ¿Y que lo que no supieron hacer educativamente los padres, educadores y los responsables  de  la política educativa, lo van a saber hacer “pedagógicamente” los jueces y policías?
                

     Con más dramatismo ahora,  ya que los menores no tienen capacidad económica para pagarse la defensa de sus intereses, ni se les reconoce su "capacidad” al ser  menores. Y entonces el abogado defenderá los intereses del que le paga… Y Gallardón habla de revisar la edad de trabajar, cuando en este país, gracias a sus socios y colegas,   no hay una edad adecuada para encontrar trabajo, ni por arriba ni por abajo, y donde ya hay pequeños que se ven obligados a trampear para conseguir llevar algo a sus casas para que sus madres puedan pagar la leche y el pan sin sentir tanta vergüenza. Quizás a partir de ahora, veamos a muchos pequeños cacos, que no son delincuentes, sino que estan reclamando su derecho a sobrevivir. 

Hoy dia, ni siquiera las autoridades garantizan que los escolares puedan comer adecuadamente, si no se paga...

    Y en cuanto a la edad de casarse, de tener relaciones, ¿quién va a marcar los límites? ¿Modificar las edades puede evitar delitos en esta sociedad cada vez más cerrada e individualista , donde como dice Jose Luis Segovia, “se promueve la dualidad interna entre “satisfechos” y “excluidos”? ¿Donde a cada segundo  notamos  el deterioro y la injusticia ante la privatización de los servicios públicos, la desregularización del  mercado de trabajo asalariado, y la máxima represión hacia los jóvenes, las minorias étnicas, los derechos sociales de mujeres, pensionistas, enfermos, dependientes, etc. etc…? ¿Dónde en lugar del estado del bienestar, tan citado, estamos llegando como en otras sociedades, al Estado Penitenciario?
 
 ¿Y si son actos consentidos, qué edad marca la frontera entre lo admisible y lo inadmisible? ¿La que establezcan los contertulios de Ana Rosa Quintana u otros voceros televisivos actuales? ¿Les recordarán a los educadores de los colegios religiosos cuál es la edad de tener relaciones?

      La sexualidad forma parte de la formación como persona, y a muchos de nosotros nos reprimieron totalmente con el tabú de las relaciones. El sexo sigue siendo un arma de dominación, de represión, y nos la aplicaron especialmente a las mujeres. ¡Ojalá no vuelva a serlo, y pueda armonizarse con los compromisos de libertad y respeto al otro!



Ya es difícil coincidir en la filosofía de lo que es el interés del menor…  Es un concepto étereo, indefinido,  porque normalmente no es el del propio niño, sino el de sus progenitores o el que dicten los intereses estatales que estén en juego en cada momento. También ahora entran  los intereses de las empresas comerciales que gestionan y aplican las privaciones de libertad de los menores en esos centros que tanto y tanto se han denunciado. Esas empresas, que de las subvenciones públicas hacen un grandísimo negocio para sus propias arcas, y a quienes el interés del menor suelen concretarlo en que esté calladito y sin molestar, para lo que se les aplica gran cantidad de medicamentos  sedantes.

    Gallardon me recuerda lo  que el mencionado Enrique decía. “Estoy comparando ese afán del legislador de extrapolar el ámbito penal  a otros terrenos, en nombre del  Bien Oficial Incuestionable”.  Eso que nos deriva directamente hacia el autoritarismo.

    Además, parecen volcar toda la responsabilidad de la conducta de los niños o jóvenes en ellos mismos, otorgándose total impunidad  tanto la administración como todos los estamentos del mundo adulto en general,  como si ellos no tuvieran nada que ver  con la responsabilidad de la formación, de la maduración, de la inclusión social.

   Decía  Enrique que su profesión de psicólogo ha degenerado tanto ante los ojos de los niños (por la colaboración con las instituciones penitenciarias) que éstos no saben si se les va a ayudar o a interrogar y delatar. 

     Nos hablan estos políticos del interés del menor, cuando han dado paso a un modelo social de corte ultraliberal e individualista que incentiva que cada uno se busque la vida  como pueda,  con su seguro privado médico, su plan privado de pensiones, su colegio privado o concertado religioso, eso quien pueda pagárselo, por supuesto.  Y “siempre en manos de particulares, con afán de lucro, obviando el interés general que se supone público”.

        Al mismo tiempo, con la excusa de la lucha contra la inseguridad, el estado sigue multiplicando las leyes que generalizan el control social, amplia los poderes de la policía y sus misiones de vigilancia y penaliza cada una de las conductas que nosotros creíamos ya legalizadas democráticamente  porque han sido y deben ser la garantía de la libertad de conciencia y de pensamiento.
         ¿No habrá detrás de este interés, un marcado tipo de control del individuo desde la más tierna infancia, desde la más inocente niñez? Yo así lo veo.

       Porque el  ministro de justicia habla ahora de los menores, cuando durante los últimos años, mis amigos y yo hemos tenido que enfrentarnos a todos los estamentos, políticos, judiciales, policiales, etc… en defensa de los mas elementales derechos de los niños  y jóvenes. Abogados que lo entendieron hace mucho, y a quienes no nombro para no hacer esto más extenso, pero cuyos nombres están en mi corazón, lucharon y a veces consiguieron que en España no se repatriase de madrugada, sin derecho a letrado y a ser escuchados, niños de 14 años, asustados y en pijama…. (Querido Nacho, queridos todos). 
O que  niños encerrados en centros de menores, esos que tutelan los políticos de las comunidades autónomas, pero que dejan en manos de los más tenebrosos mercaderes su vida y su formación, pudieran venir a vivir a nuestras casas, en familia, compartiendo otro tipo de acogimiento, menos doloroso.

Sr. Gallardón…. ¿De qué nos está hablando? ¿De que garantías para niños y niñas declaradas "obsoletas" por usted nos informa? ¿En qué Etica y en qué moral está pensando cuando se refiere a los menores? ¿En la del Opus Dei o en la de los Derechos Humanos? 

Recuerde, ya lo hemos dicho por activa y por pasiva:
Con los niños no se juega.

Espero que su interés actual por este tema, nada tenga que ver con el que  usted y sus compañeros políticos han  demostrado hasta ahora, y que no se deje llevar por la demagogia penal y penitenciaria que tanto le gusta.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                            







miércoles, 21 de noviembre de 2012

CARTA A BUENOS AIRES:


                             Amistad nunca mudable por el tiempo o la distancia, 
                             no sujeta a la inconstancia del capricho o del azar,  
                             sino afecto siempre lleno de tiernísimo cariño,
                             tan puro como el de un niño, tan inmenso como el mar.

                                                                                               ( José Zorrilla)


                   


         Mi muy querida Juana:
         Hace mucho tiempo que quiero escribirte, pero ya sabes, por unas cosas y por otras, se va dejando para un momento más tranquilo...  y éste nunca llega. 
Esta mañana  me ha llamado Alfonso para agradecerme mi felicitación de ayer y me ha contado que tú le has felicitado y ha podido hablar contigo. Me dice que estás bien, que te sientes querida, y eso me llena de felicidad. Sé  de sobra que allá, en tu país, tienes a tu familia, ahora incluso a tus hijos y a sus chicas,  y seguro que a grandes amigos ya…
Me alegro por supuesto de tu felicidad, es más, tú que tanto la mereces, ya iba siendo hora de que pudieses sentirse bien. Pero no olvides que aquí se te echa mucho de menos… Todavía a veces me parece normal decir que podemos pasar por la pizzería a tomar algo, hasta que me doy cuenta de que ya no… ya no estás ahí.
Desde nuestra distancia, siento y rememoro  situaciones que hemos vivido muy “en carne viva” las dos, y hemos compartido confidencias y dudas, y algún que otro secretillo. Hemos luchado juntas por comprender cosas, por entender a algunas personas, por acercarnos a otras.
Y te doy las gracias por todos  los momentos que hemos compartido, esos momentos llenos de sentimientos y pensamientos y secretos, y risas y sobre todo, tu amistad. Y gracias por tu tiempo para sonreír y mostrarme tú afecto, por dejar que yo te escuchara ...

Por diversas circunstancias, hay en mi vida ahora más silencio que antes.  Y también  paso más tiempo mirando los mapas. ¡Qué lejos estáis algunos de los más mios!
Ausencias repetidas en seres amados que han partido antes, algunas inesperadamente, algunas ausencias de amor también… Y las despedidas son dolorosas,  porque siento lo mismo que ya dijo el poeta  Sabines, que  “la eternidad se nos acaba” y cada vez cuesta más rescatar ilusiones de las etapas que se han ido. Aunque yo siempre guardo en el corazón el recuerdo, la esperanza del  haber vivido entrelazada con mi gente, con aquellos con los que me ido encontrando en el camino, y que, como tú, me llenasteis de cariño y de amistad.  Y que me han hecho sentirme hermana  y amiga.
       ¿Y qué contarte de mí?
       Que hace unas jornadas fui feliz en el desierto… Que encontré esa felicidad con mayúsculas, que dicen que no existe, pero ya sabes,   “Después de la alegría viene la soledad, después de la plenitud viene la soledad, después del amor viene la soledad…. Y la frontera de palabras no dichas… Pero después de la alegría, de la plenitud y del amor viene la soledad conforme…”

            Que ahora voy menos veces a la parroquia, que los turnos de trabajo me tienen desplazando otras actividades mucho más interesantes;  que cuido de mi madre, como ella lo hizo de mí en otros tiempos; que comparto más complicidad con mi hija, a medida que ella se va haciendo más mujer; que uno de mis chicos vendrá en un permiso carcelario a casa en Navidad, y que tengo ganas de abrazarle y de decirle que le seguimos queriendo, y ver qué destrozos han hecho en su interior tanto tiempo de prisión; que en España seguimos luchando contra casi todo, porque esto se ha vuelto ya inhumano, la crisis asfixia a los de siempre, pero también a otros porque aquí ya no hay paz para nadie… En fin, la cotidianidad a veces es rutinaria, pero siempre tengo la suerte de contar, como bien sabes, con amigos comunes que son mi tesoro.
 Me cuentan de ti que andas en amores, que tienes “chico” y yo, sonriendo, imagino en tus manos otoños y primaveras enamoradas. Porque tú eres “inevitable amor”…
Y siento  tu claridad “hasta en los ojos cerrados”  y espero y deseo que dure mucho tu estado de amor, que aunque nada es eterno, para ti lo sea; y que el afortunado, sepa cuidarte y mimarte, y te comprenda y te adivine, porque tú lo mereces…
Dale muchos abrazos a esa preciosa madre que tienes, a tus hijos, a los que también tengo gran cariño y tú escríbeme. Envía un correo con todas tus novedades, con tus estados de ánimo, porque, aunque lo hayas dudado alguna vez, te quiero mucho y eres mi hermana  y necesito saber cómo te va, y me gustaría volar a Buenos Aires en un instante para poder compartir contigo un helado, una cerveza en un boliche  y una música de tangos en cualquier garito al que me lleves… Y sobre todo, esa alegría que sé que sientes, la constatación de que para ti la soledad ya es algo lejano.

Un beso grande, mi niña, y hasta pronto.
                                                  Toñi
***
Gracias a Salinas, Benedetti, Sabanes,... por prestarme algunas palabras.


















martes, 6 de noviembre de 2012

PARADOJAS....



                                              "¿Qué podemos hacer por un mundo más justo y mejor?
                                Si quieres realmente hacer algo, encontrarás el camino.
                               Si quieres realmente no  hacerlo, encontrarás la excusa."
                                                                                                                    (Proverbio árabe)




     Hoy, 4 de noviembre, se celebraba el día de San Carlos Borromeo,  ése que es Patrón de la Banca y de la Bolsa, el Obispo de Milán que duerme incorrupto en una urna de plata, regalo de Felipe IV,  como descubrí hace poco tiempo al visitar la catedral de dicha ciudad.
    Desde luego, en estos tiempos, no se quejarán de su santo patrón los banqueros y especuladores del tan famoso juego financiero,  a tenor de lo bien que les van las cosas, a ellos sí, a cuenta de tantos otros a los que se les despoja de lo más necesario: casa, salud, trabajo, paz social…  ya que, ejercicio tras ejercicio, vemos con enorme asombro  que a pesar de lo mucho que hablan de crisis  y de que el sistema financiero se derrumba, a continuación se apuntan increíbles beneficios  en sus entidades.
    ¡Qué paradoja, que nuestra parroquia (ahora llamada capellanía por orden eclesial),  hogar y refugio de tantos desarrapados, lleve su nombre!
     Bien es verdad, que el santo, del que cuentan que tuvo ocasión de demostrar su talento a la muerte de su padre, con apenas 20 años, haciéndose cargo de la hacienda familiar, y que destacó en saber llevar los asuntos vaticanos en el siglo XVI,  con gran acierto desde el punto de vista papal, acabó su vida como obispo de Milán pobre y compartiendo sus bienes con los demás.
          Hoy nos hemos reunido en San Carlos para celebrar un encuentro muchos de los que pasamos por allí, ahora y tiempo  atrás, para comer juntos  y achucharnos cariñosamente, en ese apoyo que solemos darnos unos a otros, no exento de tensiones a veces, propias de tanto y tanto desgaste.
Y lo hemos hecho en ese local que lo mismo sirve para “un roto que para un descosido”:
         Para bodas entrañables de los que quieren testimoniar su  amor,  como para despedidas desgarradoras de aquellos con quien tanto quisimos.
         Para reunión de asambleas vecinales,  como para escenario de charangas de las escuelas de música.
          Para celebración del pan y del vino, en fraternal comunión, como para compartir el pan y el vino en torno a la mesa de los amigos que buscan un mundo más justo y solidario.
    Para buscar a través del baile una vida más armoniosa y dedicarse un rato a la autoestima, como para hogar y techo de los que han sufrido la barbarie del derribo de su casa.
    Para la realización de cursos, jornadas y seminarios con participación de todas las comunidades autónomas, como para sede de denuncias de toda situación injusta de la que se tenga conocimiento.
     Para la presentación de libros sobre lo humano y lo divino, pero siempre llenos de vida y de experiencias, como para testimoniar a través de fotografía y cine, la realidad cotidina de este mundo nuestro.

         Para portal donde los Reyes Magos repartan juguetes a manos llenas a los niños que,  por no tener dirección de correo adecuada, no figuran en el reparto habitual en la noche de ilusión de sus majestades, como para despacho improvisado de abogadas que, sin ninguna remuneración, ponen todo su saber al servicio de que la ley respete los derechos de las personas.

      Y es que, como ya se ha apuntado tantas veces, hay una iglesia que se arrodilla en reclinatorios de cojines de terciopelo rojo y otra que se levanta para dar el desayuno en poblados de chabolas hechas de madera. Una iglesia coronada de oro en sus mitras y la otra que vive con los de los suburbios de las ciudades, compartiendo lo que hay.  Una iglesia cuya moral tiene mucho que ver con conceptos abstractos alejados de la  humanidad, y la que, abierta a toda persona y a sus condiciones, grita indignada ante el desastre humano que supone una crisis de la que no son responsables precisamente quienes más la están sufriendo.

        Pero es que también hay personas que viven encerrados en su burbuja de cristal, mirándose su ombligo, y otras que nunca se acuerdan de que lo tienen, ocupadas tan a diario en correr la misma suerte que los que les rodean.
       Aquellos que se ponen la venda en los ojos para no ver lo que ocurre a su lado y los que intentan desprenderse de corazas porque es la única manera de ser realmente humano y persona.
       Y están los que piensan que “a mí no me van a tocar”... y los que piensan que si cae el otro, caemos todos juntos.
       Los que amurallan no solo sus bienes, también su corazón, y los que derriban fronteras, si no se puede físicamente, haciendo surgir túneles por los que llegar hacia otra luz.
        Muchos nos encontramos a veces en este lugar,  donde quien pasa por allí no reza a los dioses como se reza en las grandes sequías para que vengan las lluvias… sino donde alguien siempre, te ayuda a vencer los miedos, los vértigos del compromiso, o al menos, te da la mano para recorrer el camino de la forma más cercana posible. Donde constatamos  que las relaciones de cooperación social generan afectos, vínculos, símbolos, cuidados, ideas, pluralidad, y, sobre todo, riqueza, esa que no puede reducirse a la cuantía económica, sino que es riqueza social, necesaria, imprescindible...

       Como dijimos ya en algún lugar cuando intentaban cerrar y silenciarnos,  desde esta "plataforma, espacio, comunidad, asamblea (reconozcámosla como mejor nos signifique)  fuimos formulando nuestra fe en las personas: la acogida incondicional como seña de identidad comunitaria".

           Es San Carlos un lugar, donde aún, nos alimentamos con el pan de la utopía.


   Y a cuento de las reflexiones sobre el amor y el amar, que hemos hecho hoy en la celebración, recuerdo esto que vi en las redes:

En momentos tan mezquinos como este
tan hedonistas, tan sufridos, tan precarios,
tan hipotecados de por vida...

En tiempos desconfiados, descarnados...
se puede amar? ...

Hay una rebeldía inconclusa que se abre paso
desde el centro de la tierra,
que socava el cemento citadino,
con brutalidad y belleza

Una que desconoce policías y fallos judiciales,
desconoce leyes migratorias y estatus socioeconómicos
Un anhelo de toda tu vida
De toda la mía…

Un anhelo de desnudez
un anhelo de belleza y decisión valiente,
un anhelo de ruptura,
un anhelo de rebelión,
Un anhelo de arrasar para salvar el mundo …"
           (Publicado por asur en Trinchera digital sur)

 








miércoles, 31 de octubre de 2012

ME VA LA VIDA EN ELLO...


      ¡Por fin tus noticias...! ¿Cómo se puede extrañar a alguien tanto, tanto....? Se que detrás del silencio hay situaciones de amarga experiencia... pero necesitaba saber de ti, leerte o escucharte de nuevo para romper la angustia. Como escribieron en aquella canción:  "Me va la vida en ello… Dime que no todo fue naufragar, por haber creido que amar era el verbo más bello… Me va la vida en ello…"
Y  saber de ti, ahora, en este momento, me hace olvidar la angustia de buscarte...

 
Te busco...
Sola yo, amor,
y vos quién sabe dónde;
tu recuerdo me mece como al maíz el viento
y te traigo en el tiempo, recorro los caminos, me río a carcajadas
y somos los dos juntos otra vez, junto al agua.
Y somos los dos juntos otra vez, bajo el cielo estrellado
en el monte, de noche.

Yo, amor, he aprendido a coser con tu nombre,
voy juntando mis días, mis minutos, mis horas con tu hilo de letras.

Me he vuelto alfarera
y he creado vasijas para guardar momentos.

Me he soltado en tormenta
y trueno y lloro de rabia por no tenerte cerca,
en viento me he cambiado,
en brisa, en agua fresca y azoto, mojo, salto,
buscándote en el tiempo de un futuro

que tiene
la fuerza de tu fuerza.
                    
             (Gioconda Belli)

martes, 30 de octubre de 2012

EL QUE TENGA OIDOS PARA OIR, QUE OIGA…









       “Prefiero ser criticado de idealista y soñador inveterado por continuar, sin vacilar, apostando al ser humano, batiéndome por una legislación que lo defienda contra las embestidas agresivas e injustas de quien transgrede la propia ética. La libertad del comercio no puede estar por encima de la libertad del ser humano. La libertad del comercio sin límite es el libertinaje del lucro. Se hace privilegio de unos cuantos que, en condiciones favorables, robustece su poder contra los derechos de muchos, incluso el derecho a sobrevivir.

   (…)  Insisto, con la fuerza que tengo y con la que pueda reunir, en mi vehemente rechazo a determinismos que reducen nuestra presencia en la realidad histórico-social a una pura  adaptación a ella. El desempleo en el mundo no es,  como dije y repito, una fatalidad. Es ante todo el resultado de una globalización de la economía y de avances tecnológicos a los que les viene faltando el deber ser de una ética al servicio del ser humano y no de lucro y de la voracidad desenfrenada de las minorías que dirigen el mundo.” *     


 
         *(Paulo Freire. "Pedagogía de la Autonomía")

martes, 16 de octubre de 2012

LA "INSOLITA HUELGA DE PADRES"




           “Hay que desconfiar de la escuela que no acepta la singularidad sino que se esfuerza     por  desdibujar y por uniformar a los individuos, de la escuela que combate como indisciplina toda originalidad, de la escuela que termina representando una suerte de venganza de los adultos contra los menores y de las repeticiones y las clasificaciones de la vejez contra la imaginación de la juventud”.
                                                                                                ( William Ospina)
                     
   

             Escuchar las declaraciones del Ministro de Educación, el Sr. Wert, nos puede llevar a pensar que estamos ante un político incompetente, desasosegado en sus declaraciones, impulsivo en su forma de actuar, capaz de “meter la pata” en cuanta ocasión se presenta.
          Mas analizando detenidamente la reforma que éste propone ahora, encontramos datos de alto calado ideológico, que seguramente responden a un plan. Un plan como, pongamos un ejemplo,  el de hacer desaparecer la Historia del Mundo Contemporánea para la etapa posterior a 2º de la ESO,  (los alumnos de entre 13 y 16 años no tendrán que conocer las etapas históricas que van desde la Revolución Francesa en adelante). Tenemos pues,  una reforma ideológica, que nos retrotrae de nuevo a la época gris y vacía de la educación bancaria, no liberadora ni crítica, que mantiene la mente como depositaria de contenidos exclusivamente, perdiendo la capacidad de analizar, crecer, y madurar. Claramente partidista,  volvemos a los tiempos pre-democráticos. Un modelo de educación mercantilista,  neoliberal  y segregador  (la LOMCE avala la financiación a centros que segregan por sexo)  y que no ayudará a mejorar el fracaso escolar  con medidas pedagógicas. Perdemos los avances hacia la igualdad de oportunidades, la atención diversificada y personal a los alumnos (clases masivas por recorte de plantilla de profesores), y sobre todo,  volvemos a una pedagogía que ama las jerarquías, la subordinación, un orden donde el supuesto saber confiere autoridad y poder, donde el conocimiento funciona de algún modo como instrumento de dominación.


      Alza este Ministro la voz sobre la "radicalidad" de los planteamientos que padres y estudiantes esgrimen ante su proyecto, y clama ante lo "insólito" de la convocatoria tan "antisistema". Insulta de esta forma a las asociaciones de padres que, libre y consecuentemente, deciden su linea de actuación y reclaman participar. Que al fin, entienden a los profesores de sus hijos y se unen a ellos. Que se unen también a los universitarios, ante el ataque masivo que se sufre en todos los niveles educativos.

          Si nos damos cuenta de que somos una comunidad educativa,  que todos estamos implicados socialmente en esta tarea, que depende de todos el nivel educativo de nuestro entorno, de nuestros jóvenes, de nuestro futuro,  concederemos el relevo a los docentes, que llevan sobre sus espaldas una lucha constante y prolongada por la educación pública, para tomar nosotros también la batuta y alzar la voz en defensa de la misma.
       He sido educadora de calle  en esos tiempos muertos en que los chicos y chicas con alto grado de fracaso escolar deambulaban por nuestros barrios sin un horizonte donde clavar los ojos, ajenos a que la vida tenía también que ver con ellos.  Y ellos me han educado también a mí. Y  he sido educadora en casa, de mi hija biológica y de algunos otros hijos del corazón con los que igualmente he aprendido, tratando de construir las bases de relaciones educativas formales y no formales,  donde la singularidad se convierta en elemento liberador, de crecimiento personal y de adquisición de la responsabilidad social y la ética personal.
      Por esto me alarmo aún más ante el deterioro que percibo en los tiempos que nos esperan. Y planteo esta reflexión que a mí tanto me cuestiona:
     "Uno oye decir continuamente que la solución de los problemas de su país, que la solución de los problemas del mundo, está en la educación. La tesis parece evidente, pero ¿de qué educación hablamos? Hasta los funcionarios de la Santa Inquisición tenían métodos educativos, la Alemania nazi publicaba cartillas para enseñar el antisemitismo, hay escuelas de terroristas suicidas, hay modelos educativos hechos para perpetuar la discriminación racial, la exclusión social, hay academias que son reductos del espíritu aristocrático, semilleros de la repulsión y de la rigidez mental. ¿Qué pasaría si, aún admitiendo que la educación es la solución de muchos problemas, tuviéramos que aceptar que la educación, cierto tipo de educación, es también el problema? ¡Qué apasionante desafío para la inteligencia, no limitarnos a celebrar la educación en abstracto, sino exigir de nosotros una idea sobre lo que la educación debería ser! ¿Cómo distinguir entre la disciplina que forma seres con principios y responsabilidades y la arbitrariedad que forma seres sumisos y negligentes? ¿Cómo distinguir entre la educación que forma seres humanos con criterio y con carácter y la educación que apenas informa y que desdibuja la personalidad?" (*William Ospina)

En esto, amigos, hay que tomar partido... y como dijo el poeta, partido hasta mancharse...

ENLACE DE INTERES:
(Soy Pública)
Análisis del Anteproyecto:
http://imagenes.publico-estaticos.es/resources/archivos/2012/10/14/1350232766542analisis%20lomce%20soy%20publica.pdf








 "Semana de lucha"
Lunes 15: Convocatorias de asambleas de estudiantes, padres y profesores en los institutos públicos en las que se debatan las reivindicaciones.
Martes 16: Empieza la huelga general de estudiantes en todos los centros educativos del país.
Miércoles 17: Segundo día de huelga y manifestaciones durante la mañana en 40 ciudades de todo el país.
Jueves 18: Tercer y último día de huelga con más manifestaciones durante la tarde. En Madrid la marcha saldrá a las 18.30 horas de Neptuno y recorrerá las calles hasta el Ministerio de Educación.