Páginas vistas en total

martes, 16 de octubre de 2012

LA "INSOLITA HUELGA DE PADRES"




           “Hay que desconfiar de la escuela que no acepta la singularidad sino que se esfuerza     por  desdibujar y por uniformar a los individuos, de la escuela que combate como indisciplina toda originalidad, de la escuela que termina representando una suerte de venganza de los adultos contra los menores y de las repeticiones y las clasificaciones de la vejez contra la imaginación de la juventud”.
                                                                                                ( William Ospina)
                     
   

             Escuchar las declaraciones del Ministro de Educación, el Sr. Wert, nos puede llevar a pensar que estamos ante un político incompetente, desasosegado en sus declaraciones, impulsivo en su forma de actuar, capaz de “meter la pata” en cuanta ocasión se presenta.
          Mas analizando detenidamente la reforma que éste propone ahora, encontramos datos de alto calado ideológico, que seguramente responden a un plan. Un plan como, pongamos un ejemplo,  el de hacer desaparecer la Historia del Mundo Contemporánea para la etapa posterior a 2º de la ESO,  (los alumnos de entre 13 y 16 años no tendrán que conocer las etapas históricas que van desde la Revolución Francesa en adelante). Tenemos pues,  una reforma ideológica, que nos retrotrae de nuevo a la época gris y vacía de la educación bancaria, no liberadora ni crítica, que mantiene la mente como depositaria de contenidos exclusivamente, perdiendo la capacidad de analizar, crecer, y madurar. Claramente partidista,  volvemos a los tiempos pre-democráticos. Un modelo de educación mercantilista,  neoliberal  y segregador  (la LOMCE avala la financiación a centros que segregan por sexo)  y que no ayudará a mejorar el fracaso escolar  con medidas pedagógicas. Perdemos los avances hacia la igualdad de oportunidades, la atención diversificada y personal a los alumnos (clases masivas por recorte de plantilla de profesores), y sobre todo,  volvemos a una pedagogía que ama las jerarquías, la subordinación, un orden donde el supuesto saber confiere autoridad y poder, donde el conocimiento funciona de algún modo como instrumento de dominación.


      Alza este Ministro la voz sobre la "radicalidad" de los planteamientos que padres y estudiantes esgrimen ante su proyecto, y clama ante lo "insólito" de la convocatoria tan "antisistema". Insulta de esta forma a las asociaciones de padres que, libre y consecuentemente, deciden su linea de actuación y reclaman participar. Que al fin, entienden a los profesores de sus hijos y se unen a ellos. Que se unen también a los universitarios, ante el ataque masivo que se sufre en todos los niveles educativos.

          Si nos damos cuenta de que somos una comunidad educativa,  que todos estamos implicados socialmente en esta tarea, que depende de todos el nivel educativo de nuestro entorno, de nuestros jóvenes, de nuestro futuro,  concederemos el relevo a los docentes, que llevan sobre sus espaldas una lucha constante y prolongada por la educación pública, para tomar nosotros también la batuta y alzar la voz en defensa de la misma.
       He sido educadora de calle  en esos tiempos muertos en que los chicos y chicas con alto grado de fracaso escolar deambulaban por nuestros barrios sin un horizonte donde clavar los ojos, ajenos a que la vida tenía también que ver con ellos.  Y ellos me han educado también a mí. Y  he sido educadora en casa, de mi hija biológica y de algunos otros hijos del corazón con los que igualmente he aprendido, tratando de construir las bases de relaciones educativas formales y no formales,  donde la singularidad se convierta en elemento liberador, de crecimiento personal y de adquisición de la responsabilidad social y la ética personal.
      Por esto me alarmo aún más ante el deterioro que percibo en los tiempos que nos esperan. Y planteo esta reflexión que a mí tanto me cuestiona:
     "Uno oye decir continuamente que la solución de los problemas de su país, que la solución de los problemas del mundo, está en la educación. La tesis parece evidente, pero ¿de qué educación hablamos? Hasta los funcionarios de la Santa Inquisición tenían métodos educativos, la Alemania nazi publicaba cartillas para enseñar el antisemitismo, hay escuelas de terroristas suicidas, hay modelos educativos hechos para perpetuar la discriminación racial, la exclusión social, hay academias que son reductos del espíritu aristocrático, semilleros de la repulsión y de la rigidez mental. ¿Qué pasaría si, aún admitiendo que la educación es la solución de muchos problemas, tuviéramos que aceptar que la educación, cierto tipo de educación, es también el problema? ¡Qué apasionante desafío para la inteligencia, no limitarnos a celebrar la educación en abstracto, sino exigir de nosotros una idea sobre lo que la educación debería ser! ¿Cómo distinguir entre la disciplina que forma seres con principios y responsabilidades y la arbitrariedad que forma seres sumisos y negligentes? ¿Cómo distinguir entre la educación que forma seres humanos con criterio y con carácter y la educación que apenas informa y que desdibuja la personalidad?" (*William Ospina)

En esto, amigos, hay que tomar partido... y como dijo el poeta, partido hasta mancharse...

ENLACE DE INTERES:
(Soy Pública)
Análisis del Anteproyecto:
http://imagenes.publico-estaticos.es/resources/archivos/2012/10/14/1350232766542analisis%20lomce%20soy%20publica.pdf








 "Semana de lucha"
Lunes 15: Convocatorias de asambleas de estudiantes, padres y profesores en los institutos públicos en las que se debatan las reivindicaciones.
Martes 16: Empieza la huelga general de estudiantes en todos los centros educativos del país.
Miércoles 17: Segundo día de huelga y manifestaciones durante la mañana en 40 ciudades de todo el país.
Jueves 18: Tercer y último día de huelga con más manifestaciones durante la tarde. En Madrid la marcha saldrá a las 18.30 horas de Neptuno y recorrerá las calles hasta el Ministerio de Educación.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario