Páginas vistas en total

miércoles, 3 de octubre de 2012

DECLARACION




      No, no hay muerte. 
             Ni esta piedra está muerta,
             ni muerto está el fruto que ha caído:
             le da vida el abrazo de mis dedos, 
             respiran en la cadencia de mi sangre,
             del aliento que los ha tocado.
             También un día, cuando esta mano se seque,
      en la memoria de otra mano perdurará, 
      como la boca guardará callada
      el sabor de las bocas que ha besado. 

                                            (José Saramago)




                   





 

              UNA SOLA ORACION


           Una sola oración hago,
         pero no a Dios,
         que no sé donde está,
         si me conoce.
         A la memoria de la vida
         me encomiendo,
         unos dicen que fatal,
         otros creada.
         Cuando el Destino no tiene,
         ni Dios tendría, 
         otro poder que no les fuese dado.

         Hago pues una oración, 
         y que me la escuche 
         la sombra que seré, 
         resto y resumen de cuanto hombre hizo, 
         fue y perdió.
         En un gesto ya no mio, tan solo de abandono,
         el brazo que hoy prende ha de caer.

         Renazca entonces en la palma que se enfría

         el recuerdo de las rosas y de los senos.
         Otra herencia no queda que merezca 
         que se repartan sus bienes en la eternidad.

         El seno es cuanto basta, la rosa sobra        
         por memoria de la vida terminada.

                                                (J. Saramago)        



     





 

 






















No hay comentarios:

Publicar un comentario