Páginas vistas en total

miércoles, 6 de noviembre de 2013

DESDE MI VENTANA.


           Cierro los ojos y vuelven a mí imágenes de discriminación que he vivido a pie de calle con las personas de la Cañada...Algunas de ellas, para poder adaptarse, normalizan situaciones injustas, indignas. No hay otra alternativa, de lo contrario, el dolor acabaría con sus vidas.
                                           (Diario de la Asociación Colectivo Soleares)
 

                  La Cañada Real es una cuestión de derechos humanos. Y no es que lo diga yo... Así lo reconoce Amnistía Internacional , que incluso ha denunciado ante la ONU las formas de derribo y desalojo que se están  realizando en esta zona de Madrid.
 
                 Los ayuntamientos permitieron el nacimiento de este barrio formado por familias de diferentes culturas que llevan conviviendo durante muchos años y cuyos hijos nacieron aquí, estudian aquí, juegan y se desarrollan socialmente aquí.

                    En un determinado momento, el problema trascendió el enfoque urbanístico para tener que abordarse desde la perspectiva de derechos humanos y en la actualidad, estamos esperando un acuerdo que satisfaga a los habitantes de la zona.

    Mi hija, luchadora empedernida junto a sus compañeros del colectivo contra la injusticia, lo expresa así:   
 
         "El paisaje que veo a través de mi ventana es una porción de territorio que hasta hace poco formaba parte de una de las 9 Vías Pecuarias consideradas de interés general por la Ley 3/1995, de 23, de Marzo, de Vías Pecuarias, y que, tradicionalmente, estaban protegidas, por un régimen jurídico que daba carácter público a estos caminos, considerándolos como un legado histórico único. 
desde mi ventana2
          Lo que contemplo es, además, lo que muchos consideran el mayor asentamiento ilegal de Europa, que durante décadas ha sido “invisible” tanto para las administraciones como para la opinión pública y que, un día, saltó a los medios de comunicación con grandes titulares por diversos hechos. Hoy en día el problema de la Cañada Real está en el centro de la atención mediática. Los medios de comunicación han tratado el tema desde muchos y variados enfoques, destacando los aspectos de marginalidad, violencia, inseguridad, etc, vinculando la inmigración con delincuencia y fomentando la xenofobia, por lo que a los problemas ya existentes en este lugar, se le suma la mediatización y la influencia en la opinión de la sociedad para conseguir una justificación de las actuaciones de los Ayuntamientos que ya han preparado diferentes planes de crecimiento y desarrollo urbanístico.
         
Desde mi ventana veo el llamado Sector V de la Cañada Real Galiana, una zona tranquila con la que me relaciono habitualmente. Pero sé que en estos kilómetros a los que me he referido existen distintas realidades. Podríamos decir literariamente que estamos ante la cañada de las mil y una ciudades, en la que sus habitantes viven o malviven cada uno con su propia cosmovisión, la percepción de sí mismo y del mundo que le rodea. Sabemos que los diferentes individuos perciben de distinta manera los ecosistemas y como estos responden a las acciones humanas, por lo que interactúan con el medioambiente de forma impactante. Existen códigos morales diferentes en la relación de los humanos con la naturaleza.
              La mayoría de las primeras ocupaciones de la Cañada surgieron autorizadas por ICONA, organismo competente que autorizó el uso, disfrute y construcción de pequeñas casetas. En pocos años quedó totalmente ocupada. En la actualidad viven miles de personas en ocasiones en condiciones dignas y cómodas pero también en infraviviendas. Otras parcelas son utilizadas por empresas como almacenes de construcción, hostelería, vehículos industriales, entre otras cosas, y donde conviven diferentes nacionalidades. El espacio se ordena con diferentes arquitecturas de casas que nos indican el estilo de vida, encontrando chalés de españoles, casas bajas de gitanos, viviendas de techo plano de los marroquíes. Les une el miedo a perder su hogar tras los derribos y viven con el temor al ruido de las excavadoras.
              Desde mi ventana veo una parte más de mi barrio, el lugar donde he crecido, no veo diferencia entre la plaza en la que vivo y la Cañada. Veo vecinos y vecinas sin distinción, les veo igual que los que viven al otro lado, en la calle asfaltada. No hay diferencias, sólo aquellas que creamos nosotros, pero la verdad que al mirar desde mi ventana sólo se ve una calle más, la que podría ser la Calle Cañada Real Galiana".
(Ana L. del Toro)
    
 Estas son las dos maneras en las que puedes aportar tu granito de arena:

1. Haciendo una donación:

Goteo es una plataforma virtual de crowdfunding. El crowdfunding consiste en la obtención de financiación para proyectos a través de microdonaciones, es decir, de pequeñas aportaciones que hacen personas individuales.

Debes saber que…

Si no conseguimos el mínimo que pedimos no nos llevamos nada y se os devuelve el importe íntegro donado (sin comisiones. Gasto cero).
  • Hacer una donación a través de Goteo desgrava fiscalmente.
La forma de funcionamiento es la siguiente: Lees nuestro proyecto Más allá de los desalojos forzosos y, si te gusta, te parece importante y quieres hacer una donación, sigues los siguientes pasos:
  1. Accede a nuestra página en Goteo a través de este enlace: Más allá de los desalojos forzosos y pulsa el botón con el texto “Cofinancia este proyecto”, situado a la derecha: También puedes pulsar directamente este mismo botón:
cs-goteo-boton


 
 
 
 


  1. Introduce la cantidad que quieres donar.
  2. Eliges si quieres recibir alguna recompensa individual.
    Dependiendo del monto de tu donación, podrás elegir entre una variedad de recompensas que oscila desde el agradecimiento público hasta la recepción de nuestro informe socio-ambiental de la Cañada Real Galiana, fotos, un boletín informativo o un taller a elegir entre los que ofrecemos en nuestra página web (consulta en apartado “Formación”).
  3. Introduce tus datos pulsando al botón “Regístrate” (tardarás menos de un minuto en hacerlo) y finalizas dándole a “entrar”.
  4. El pago se hace con tarjeta. Para realizarlo, pulsa sobre el símbolo “Visa/ MasterCard/ Maestro/ Euro 6000″ e introduce los datos que se requieren. Se te retirará la cantidad donada de la cuenta y, en caso de no llegarse al mínimo, te será devuelta sin ningún cargo en absoluto.

2. Participando en alguna de las actividades para las que solicitamos voluntari@s:

  • Acompañándonos a alguna entrevista como traductor@s (fundamentalmente de árabe, francés o rumano).
  • Aportándonos documentación útil sobre la Cañada Real
  • Ayudándonos con la difusión del proyecto
  • Cualquier otra forma que se te ocurra de colaborar con el Colectivo Soleares y que pueda resultar útil ¡háznosla saber!
¡Necesitamos tu ayuda para hacerlo posible! ¡Entra en Goteo y colabora!


         Nos dirigimos a personas individuales, organizaciones de la sociedad civil y entidades públicas y privadas de ámbitos diversos, pero con el nexo común del interés en el desarrollo de todo lo colectivo.

Financiación colectiva + colaboración distribuída:

Goteo es una red social de financiación colectiva (aportaciones monetarias) y colaboración distribuída (servicios, infraestructuras, microtareas y otros recursos) desde la ue impulsar el desarrollo autónomo de iniciativas, creativas e innovadoras, que contribuyan al desarrollo del procomún, el conocimiento libre y/o el código abierto.
Se invierte en proyectos cuyos fines sean de carácter social, cultural, científico, educativo, periodístico, tecnológico o ecológico, que generan nuevas oportunidades para la mejora constante de la sociedad y el enriquecimiento de los bienes y recursos comunes.
 
Hemos iniciado campaña de Goteo para poder investigar lasvulneraciones de #DDHH en #Cañada Real.
CUALQUIER APORTACION, POR PEQUEÑA QUE SEA, NOS AYUDARÁ A LLEVAR A CABO ESTE PROYECTO.






 

No hay comentarios:

Publicar un comentario