Páginas vistas en total

viernes, 6 de junio de 2014

HISTORIAS DE BRASIL. I

COMUNIDAD DE LOS PEQUEÑOS PROFETAS
                 RECIFE... BRASIL.












     María (nombre ficticio), es una acogida en el CPP. Es joven, comunicativa y lúdica, pero las cicatrices de su cuerpo traicionan una historia de vida que contrasta con sus ojos brillantes y alegres. El viernes, 26 de mayo, recibimos una noticia que nos sorprendió: María había recibido un disparo en el cuello y se encontraba en el Hospital de la Restauración.

CPP:
¿Qué pasó?

María: Yo estaba sentada, fumando crack ...  Primero él me llamó para ir a buscar un revolver, así que me fui. A mitad de camino me dijo que ya no lo necesitaba, entonces yo volví, me senté y seguí fumando. Después me levanté y me fui a la esquina y él se fue al callejón donde encontró a otro;  ambos se acercaron  y el otro ha llegado por detrás de mí y le dieron el nombre de "bobo", entonces  sacó el revólver. Yo le grité: ¡Por el amor de Dios,  no me mates, no! Él hizo el primer disparo, al tiempo que me daba la vuelta y me agarró del cuello. En mi mente se congeló el tiempo. Me acerqué a él,  él con su revólver en la mano, que quiero apartar yo con la mano empujándolo, rogando que no dispare, de lo contrario me iba a matar. Corrió de nuevo hacia el callejón, luego me disparó y echó a correr. Vino la Caboclinho y  caí en el suelo, mis  piernas se debilitaron. Yo estaba en el piso sangrando pidiendo que llegase alguien para que me ayudase. Dos taxistas se detuvieron para ayudarme y llamaron a la policía. Vi llegar un coche de policía, me colocaron en él y me llevaron a la UPA.

CPP: ¿Por qué sucedió esto?


María:  Le debo 20,00 reales… Le debía 100, pero pagué 80,00 y cuando fui a pagarle los 20 él no quiso. Me dijo: "No quiero que me pagues ahora más. Después me pagarás. A la hora, vino y me metió la bala. Pero solo me dio un tiro, gracias a Dios.






 













Seleccionar un archivo














No hay comentarios:

Publicar un comentario