Páginas vistas en total

martes, 12 de febrero de 2013

NO LLENES TU VIDA DE AÑOS, SINO TUS AÑOS DE VIDA.









   Mi querida Mª Jesús:
       En esta  madrugada, despierta aún y despejada hasta que me habitúe de nuevo al cambio de turno,  acabo  de recordar que YA es tu cumpleaños. Y me he puesto a escribirte esta nota para felicitarte con todo mi cariño, al tiempo que voy recordando tantos y tantos momentos que ya hemos disfrutado juntas durante el curso de nuestras vidas.

Los días y los años van corriendo, dicen que cada vez más rápidamente, pero es verdad que hace muchísimo tiempo que crecemos juntas y te aseguro que cumplir años es un placer cuando se hace junto a personas como tú, amiga mía, y con gente tan hermosa por dentro como por fuera, con los afanes diarios, las luchas, los desencantos, las esperanzas, los sueños y las arruguillas (pocas, poquísimas, por cierto), que nos han hecho madurar como personas para trabajar fuera y dentro de la casa, ser el "soporte emocional" de nuestras madres y hermanos, y "directoras generales" de ese mundo que gira en torno  a nuestra energía.

Y... ¿Cuántos años tenemos? Los suficientes ya para hacer lo que queramos, para gritar lo que pensamos, para decirlo sin miedos, para transitar por esta vida con paso más firme y seguro cada día... Porque el elixir de la eterna juventud, como decía F.J.Gonzalez Martín, está escondido en el único lugar donde pocos buscan: nuestro interior.

Pero todo esto, mucho mejor que yo, lo escribió Saramago, y aquí lo dejo para que te llegue como reflexión importante que a mi me sirve:

 
"Frecuentemente me preguntan que cuántos años tengo... ¡Qué importa éso!

Tengo la edad que quiero y siento. La edad en que puedo gritar sin miedo lo que pienso. Hacer lo que deseo, sin miedo al fracaso, o lo desconocido. Tengo la experiencia de los años vividos y la fuerza de la convicción de mis deseos.

¡Qué importa cuántos años tengo! No quiero pensar en ello. Unos dicen que ya soy viejo y otros que estoy en el apogeo.

Pero no es la edad que tengo, ni lo que la gente dice, sino lo que mi corazón siente y mi cerebro dicte.

Tengo los años necesarios para gritar lo que pienso, para hacer lo que quiero, para reconocer yerros viejos, rectificar caminos y atesorar éxitos. Ahora no tienen por qué decir: Eres muy joven... no lo lograrás.

Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma, pero con el interés de seguir creciendo. Tengo los años en que los sueños se empiezan a acariciar con los dedos, y las ilusiones se convierten en esperanza.

Tengo los años en que el amor, a veces es una loca llamarada, ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada. Y otras un remanso de paz, como el atardecer en la playa.

¿Qué cuántos años tengo? No necesito con un número marcar, pues mis anhelos alcanzados, mis triunfos obtenidos, las lágrimas que por el camino derramé al ver mis ilusiones rotas... Valen mucho más que eso.

¡Qué importa si cumplo veinte, cuarenta, o sesenta! Lo que importa es la edad que siento.

Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos. Para seguir sin temor por el sendero, pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos.

¿Qué cuantos años tengo? ¡Eso a quién le importa!

Tengo los años necesarios para perder el miedo, y hacer lo que quiero y siento".
(José Saramago)


         Mi querida amiga: Dicen que el futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños y que es otra oportunidad, una más de vivir gratamente. La vida es un compromiso, primero con uno mismo, después con el resto del universo en perfecta armonía, si se puede...

Por tanto, espero que hoy, al amanecer, te coloques tu vestido de gala: tú misma; el mejor perfume: tu buen humor y tu sonrisa; y te calces las botas de siete leguas, las que nunca se detienen en la tristeza... y disfrutes de TODO.

        Te envio mis mejores deseos, y hasta que pueda verte y darte un abrazo directamente, te envio este adelanto de MI FELICITACION.

        No olvides que te quiero, y que somos amigas-hermanas.
                                                                
                                                                                 Toñi








 


 







1 comentario:

  1. CORREO DE MARIA JESUS:
    JODERRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR¡ Que regalazo acabo de recibir leyendo tu felicitación. Acabo, prácticamente de llegar a casa, he tenido un día complejo, pero no malo. He ido a trabajar, he salido pronto para ir al Clínico con mi madre, que esta bien pero mal, he comido con ella, he ido a su casa a ponerla la medicación(todos los martes tengo esa labor) y ido a casa a recoger a Angel para cenar fuera y acabo de llegar, como ves más que pena es envidia lo que genero, ha sido un día completo y complejo. También he visto a las “Mamenes” pero esa es otra historia. Por estos motivos no me ha sido posible atender vuestras llamadas, pero mañana llamaré a todos los que os he “plantao”. Te adelanto que me gustaría veros y comer juntos el sábado próximo que creo que es 16. Ya hablamos.
    MUCHAS GRACIAS y BESAZOS
    María Jesús

    ResponderEliminar