Páginas vistas en total

martes, 12 de agosto de 2014

¿POR QUÉ ME HAS ABANDONADO?



 
 
 
 







Por qué me has abandonado (Salmo 21)


Dios mío, Dios mío...  ¿por qué me has abandonado? Soy una caricatura de hombre,
el desprecio del pueblo.
Se burlan de mí en todos los periódicos.
Me rodean los tanques blindados,
estoy apuntado por las ametralladoras
y cercado de alambradas,
las alambradas electrizadas.
Todo el día me pasan lista.
Me tatuaron un número.
Me han fotografiado entre las alambradas
y se pueden contar como en una radiografía todos mis huesos.
Me han quitado toda identificación.
Me han llevado desnudo a la cámara de gas
y se repartieron mis ropas y mis zapatos.
Grito pidiendo morfina y nadie me oye.
grito con la camisa de fuerza,
grito toda la noche en el asilo de enfermos mentales,
en la sala de enfermos incurables,
en el ala de enfermos contagiosos,
en el asilo de ancianos,
agonizo bañado de sudor en la clínica del psiquiatra,
me ahogo en la cámara de oxígeno.
Lloro en la estación de policía,
en el patio del presidio,
en la cámara de torturas,
en el orfelinato.
estoy contaminado de radioactividad
y nadie se me acerca para no contagiarse.
Pero yo podré hablar de ti a mis hermanos.
Te ensalzaré en la reunión de nuestro pueblo.
Resonarán mis himnos en medio de un gran pueblo.
Los pobres tendrán un banquete.
Nuestro pueblo celebrará una gran fiesta.
El pueblo nuevo que va a nacer.


(Ernesto Cardenal)

 
 




No hay comentarios:

Publicar un comentario