Páginas vistas en total

jueves, 20 de octubre de 2016

A DESHORA Y A CONTRAMANO

    


Siempre que encuentro al hombre de mi vida,


                    resulta que él ya ha encontrado
                                a la mujer de la suya...


                                                         





















"En la ciudad,
perdidos yo y tu Nombre,  
el mundo es tan pequeño como un nido olvidado,
tan triste como un pájaro sin alas ni gorjeos.

¡Pero tus Alas cubren su llorada miseria,
mi dormida esperanza!" 



 (P. Casaldáliga)




No hay comentarios:

Publicar un comentario