Páginas vistas en total

lunes, 20 de julio de 2015

ALI EN HUELGA DE HAMBRE.


         Alí Lmrabet nació en Tetuán, en 1959. En esta ciudad, donde aún quedaba una fuerte influencia española, aprendió a hablar en castellano y otros idiomas como el árabe y el francés.
         Su padre, como tantos rifeños de su generación, había luchado en la guerra civil española, en el bando franquista, y esto despertó la curiosidad de Ali por las relaciones hispanomarroquíes durante la época del Protectorado, que le llevó a iniciar una tesis doctoral sobre el tema.

Estudió Literatura y Administración de Empresas en La Sorbona (París) y en esta universidad fue profesor ayudante.

     A  principios de los años 90 trabajó como diplomático. Durante dos años fue el segundo en la embajada de Marruecos en Buenos Aires, pero denunció las prácticas corruptas del embajador y le destinaron a a Rabat, con un cargo de escasa responsabilidad. Un amigo periodista, de" Le Quotidien du Maroc"le propuso encargarse de una pequeña columna en el diario; de este modo comenzó su actividad periodística.

    En 1997 empezó a colaborar con el semanario La Vie économique, publicación pionera que luchaba por mantener cierta independencia crítica, algo hasta entonces desconocido en Marruecos, en el contexto de la relativa apertura política que acompañó a la liquidación de los llamados años de plomo. De ahí pasó a otra publicación aún más comprometida en este sentido, Le Journal, periódico que lideró la lucha por obtener nuevos espacios de libertad de expresión en el reino alauita con contenidos y publicaciones críticas con el régimen marroquí.
 
      En concreto, los semanarios “Demain” en el año 2000, “Demain Magazine” en 2001, ambos en francés y en árabe, “Duman” en 2002, y que fueron todos posteriormente cerrados.

       Es uno de los pocos periodistas marroquíes que ha viajado a los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, lo que provocó que cambiara de forma radical su visión sobre el tema del Sáhara y esto conllevó su condena de inhabilitación profesional al declarar que los saharauis de Tinduf eran refugiados y no secuestrados por el Polisario como sostiene la versión oficial y la propaganda de las instituciones marroquíes.

       En 2003 fue sentenciado a cuatro años de cárcel por una serie de artículos críticos contra el rey Mohamed VI ,“por atentar contra la imagen del rey”. Tras una huelga de hambre y una campaña internacional de apoyo que recuerdo porque fue entonces cuando le conocí, salió en enero de 2004, tras un indulto real.
 

       Ali Lmrabet fue el autor de algunos hitos informativos en Marruecos como la entrevista al presidente del Gobierno israelí, Benjamín Netanyahu, primera hecha en un país árabe a un líder israelí, o la entrevista a Malika Ufkir, hija del general Mohammed Ufkir, quien estuvo cerca de veinte años desaparecida, en absoluta oscuridad, junto al resto de su familia en una prisión secreta en el desierto, en Tazmamart, como venganza del rey Hassan II por la implicación de su padre en un intento de golpe de Estado en 1972, el segundo que sufrió el monarca alauí.

    Tiene un libro publicado en España: ‘Mañana. A favor de la libertad de expresión en Marruecos’,  una selección de artículos publicados en los semanarios “Demain” y “Demain Magazine”, editado por Península en 2003, con prólogo del arabista Bernabé López García.

    Y en nuestro país también ha colaborado con el diario El Mundo.

Premios:

• Premio al Martirio Humorístico. Academia del Humor (2003)

• Premio Columnistas de El Mundo (2003)

• Prix RSF-Fondation de France (París, 2003)

• XVII Premi Solidaritat. Institut de Drets Humans de Catalunya (Barcelona, 2003)

• Premio Libertad de Expresión de La Revista del Occidente (Asturias, 2003)

• Premio Protagonistas en la categoría de Periodismo (Barcelona, 2003)

• Micrófono de oro de la Federación de Asociaciones de Radio y Televisión (Ponferrada, 2004)

• Premio Agustín Merello de la Comunicación (Cádiz, 2004)

• Premio Periodismo de Los Mejores del año. Cambio 16 (Madrid, 2004)

• Premio Raúl Rivero (Madrid, 2004)

• Premio Constantino Ruiz Carnero a la Libertad de Expresión (Granada, 2004)

• Prix de l’Invité d’honneur. Festival du dessin de presse et d’humour (Tourcoing, 2004)

• Premi Llibertat d'Expressió de la Unión de Periodistes Valencians (Valencia, 2004)

• Premio José Couso a la Libertad de Prensa, otorgado por el Colegio de Periodistas de Galicia (2005)


• Prix Mohamed Benchicou de la plume libre (Argel, 2006)

         Ya ha terminado de cumplir los 10 años de inhabilitación por el asunto del Sáhara.   Ha tratado de poner al día su atestado de residencia, un documento esencial para contar con documento de identificación y con pasaporte. Sin embargo, pese a que no existe ninguna razón para denegarle este permiso, y pese a sus reiteradas gestiones, el Ministerio del Interior continúa sin dar respuesta a sus demandas.


Desde el 24 de Junio pasado, permanece en huelga de hambre delante del Palacio de las Naciones en Ginebra, donde se encuentran la mayor parte de las organizaciones internacionales de la ONU, incluido el Consejo de los Derechos Humanos. Este organismo tiene la responsabilidad de proteger y reforzar la promoción y la protección de los derechos humanos en el mundo, y Marruecos suele decir  en el corazón de este lugar que defiende la libertad de expresión.

        Con esta huelga de hambre, Ali Lmrabet protesta contra la privación de sus derechos de ciudadano marroquí. El poder autocrático de Rabat le niega de manera arbitraria no sólo un certificado de residencia o la renovación de su pasaporte, sino también todas las autorizaciones que le permitan ejercer libremente su oficio de periodista en Marruecos.
 
      Desde este blog, queremos expresarle nuestra solidaridad, esperando que las autoridades marroquíes cambien su posicionamiento y le permitan reunirse nuevamente con sus hijos y trabajar.

 
    Espero sinceramente que otras solidaridades te lleguen con más poder que el que algunos tenemos. Que tus compañeros no se olviden de ti, ni tampoco las buenas gentes del mundo. No te dejes morir...
 
     Un abrazo enorme, Ali Lmrabet.
 
 

 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario