Páginas vistas en total

jueves, 14 de abril de 2016

AULAS CON ALMA. Trabajo Social, agentes del cambio.I

   

    Me encuentro inmersa en la preparación de una ponencia sobre Trabajo Social, desde el punto de vista de que los y las profesionales en este campo se conviertan en agentes de cambio en la sociedad y en la vida de las personas, familias y comunidades para las que trabajan desde  un  proyecto ético-político, cuando ha llegado a mí esta experiencia de Eva que me apetece compartir y difundir desde aquí:
 

De Eva Juan Toset:

 
     "Hay días realmente especiales que necesitan ser reflexionados y, una vez pasan, permiten ser disfrutados con la intensidad que merecen.

     Ayer visitó la facultad de Trabajo Social Verónica.

   Ella no es trabajadora social, no es profesora ni ha trabajado nunca en el ámbito de los servicios sociales. Verónica es una persona que, a pesar de su corta edad, lleva años siendo "usuaria" de todo tipo de recursos y que carece de lo elemental para satisfacer sus necesidades básicas la mayor parte de los días.

        Ayer nos regaló dos horas de su tiempo, de su poco tiempo, y quiso explicarle al alumnado cómo se siente una persona que pide ayuda, cómo percibe que se la trata desde la administración pública, cómo cada contacto con una trabajadora social le ha marcado su vida (la mayoría de las veces no de forma adecuada).

       Ayer Verónica entraba por primera vez en una facultad y lo hacía en la de Trabajo Social.

Octavio Ocampo
       Tras abrir su alma y dignificarse con cada palabra, salió emocionada con lágrimas en los ojos pensando que ella, quizás algún día, pueda estar sentada en una de esas aulas. Se sintió culpable por haberse olvidado de sus hijos y de sus problemas durante dos horas, dos horas en las que dialogó con jóvenes de igual a igual, no había prejuicios ni estereotipos. 

       Ayer Verónica entró en un aula de Trabajo Social para ponerle cara a la gente que sufre pero que exige sus derechos con una dignificad increíble.
 
      Ayer la facultad se hizo un poco más grande y real acogiendo a Verónica.
 
      Ayer la universidad, los y las estudiantes y yo misma, fuimos testigos de un hecho realmente mágico: Verónica descubrió que puede hablar en público, que la gente le escucha con interés, que puede entrar donde quiera e incluso llegar donde desee.
 
 
      Ayer fue un gran día para mí, lo fue para el alumnado (perplejos y emocionados por lo que escuchaban de primera persona sin tabúes y con honradez) y, quizás, un nuevo comienzo para Verónica.
 
 




2 comentarios:

  1. Porque todas las personas merecen tener una nueva opportunidad. Gracias Toñi.

    ResponderEliminar
  2. Porque todas las personas se merecen una oportunidad. Gracias Toñi.

    ResponderEliminar