Páginas vistas en total

jueves, 24 de enero de 2013

LA MONJA QUE PERDIO LA CASTIDAD






Una  importante  pieza del puzzle sobre el caso de los bebes robados acaba de desaparecer.
Me desayuno hoy con la noticia de que Sor Maria, la monja encausada por este famoso escándalo de los robos de niños ocurridos durante muchos años en los hospitales de España, ha muerto el pasado martes y ha sido ya enterrada.
Y según oía la noticia, me venían a la mente teorías conspiratorias que incluso me parecían convincentes.
Oportuna la muerte de la religiosa, sobre todo para una Iglesia cada vez más salpicada al abrirse nuevas perspectivas de implicación en la desaparición de tantos bebes que aún buscan padres y hermanos por toda la geografía de nuestro país.

Y no digo yo que no haya muerto, que por edad pudiera corresponderle la partida. Cualquiera de nosotros puede dejar de respirar en cualquier momento, nadie nos asegura el dia de mañana. Pero también podría ser que…
 Imaginemos que, no queriendo verse implicados más arriba aún, y hartos de las noticias de prensa, los comentarios, las reacciones, y todo lo que se mueve alrededor de Sor Maria y sus circunstancias, y ante el temor de que de sus comparecencias en los juzgados se desatasen hilos que condujeran a mayores escándalos y a otros personajes que hubieran tenido que ver con la trama, alguien, la jerarquía o gente de más poder, decide hacer lo mismo en este momento que en aquellos se hacía con los bebés:  que ella desaparezca bajo la apariencia del fallecimiento.

Sigamos imaginando que se decide comunicar que Sor Maria ha muerto y ha sido enterrada, Dios la tenga en su gloria. Espero que de ser así, haya pasado por el famoso juicio final y pague sus deudas, como cuentan que hará su señor con todos, ese divino ser justiciero, patriarcal y vengativo que nos presentan tan a menudo.
Y que con ello, quieren hacer desaparecer a esa pieza del puzle a la que me refería al principio… Y que ya no es posible ningún juicio por la causa ni ninguna otra implicación en los nuevos procedimientos que se estaban preparando…
Y sigo imaginando que un ataúd vacio dice contener los restos de la sierva de Dios, como la de esos niños a los ella asignaba quienes debían ser sus padre y quienes no. ¡Qué poder tan inmenso,  el de poder repartir a conveniencia, económica o sentimental, a tanto bebé recién nacido! ¡Qué orgasmos de placer debió sentir ante tamaño modo de "arreglar familias"!  ¿No rompería con ello la regla de "castidad"?
Y , siguiendo esta teoría de la conspiración, imagino que,  mientras, Sor Maria ha sido enviada a una residencia de religiosas ancianas donde esperará tranquilamente a que la muerte la busque de verdad….
Muerto el perro, se acabó la rabia, dirán en algún sitio… Y se frotarán las manos mientras proceden a tomarse el café tranquilamente.
Estoy imaginando, digo, solamente imaginando…
Pero si algún periodista quiere investigar, que investigue, por favor...

Aún muchas personas esperan encontrarse con sus verdaderos familiares y poner luz sobre este oscuro asunto.







5 comentarios:

  1. Buen artículo y una desaparición muy oportuna.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. DE CARMEN DIAZ:
    Esta monja de la trama de los bebes robados se le aparecio la virgen muriendose y que casualidad que el objetivo se quede en la monja, ¿y los que estaban en ese negocio con ella? que cabrones yo tambien estoy afectada , a mi tambien me robaron un bebe el 24 de julio del año 1979
    TOÑI, por favor, pública mi comentario para todos los seguidores yo no se hacerlo.

    ResponderEliminar
  3. Muy paranoico tu comentario sin pruebas y lleno de hipótesis probables. Por allí he oído que Obama es en realidad... Elvis.

    ResponderEliminar
  4. Sí, un comentario que no exige pruebas, ya que como bien advierto reiteradamente, es un ejercicio de imaginación, jugando al supuesto de que con la monjita se realizara lo mismo que con tantos niños españoles ocurrió durante décadas en nuestros hospitales. Ya decía que era producto de mi imaginación... Espero no haberte ofendido.

    ResponderEliminar