Páginas vistas en total

viernes, 30 de diciembre de 2016

NENA... ¡TÚ VALES MUCHO!


29 de diciembre de 2016:
       Decía, hace exactamente un año,  que “VIVIR es "con-vivir", es decir, compartir con otros la propia vida”.
      El tiempo pasa, nos vamos haciendo viejos…  Entro  ya en la última cifra de la cincuentena, el próximo cumpleaños sonará más fuerte.

       A mí no me preocupa envejecer. Tengo muy claro aquello que dijo Ludwig Wittgenstein:   “Puedo morir dentro de una hora, puedo morir dentro de dos horas, puedo morir dentro de un mes o dentro de algunos años. No puedo saberlo y nada puedo hacer  ni a favor ni en contra: así es esta vida. ¿Cómo he de vivir, por tanto, para salir airoso en cada instante? Vivir en lo bueno y en lo bello hasta que la vida acabe por sí misma",para añadir: ¡Haz las cosas lo mejor que puedas! Mas no puedes hacer: y conserva la alegría!”.
      Lo que sí me apetece es , como dijo el poeta, tener "más tiempo sin tiempo” , “el necesario para chapotear unas horas en la vida”,  para sentirme bien en el silencio, con el propósito de no olvidarme nunca más de mí misma,  de sentirme, escucharme y quererme…
       Para seguir convirtiendo en energía positiva todo el dolor y la rabia que me surjan cada vez que vuelva a chocarme contra el muro, contra la injusticia, contra la desolación….
        Como mi cumple cae a dos días de que acabe el año, mi balance va más por el cumplimiento de la edad que por la etapa del calendario y siempre por la pregunta sobre el sentido de la vida,  qué sentido tiene el mundo, qué merece la pena hacer… Y como no hay respuestas evidentes, el estímulo es seguir buscando, preguntándose, filosofar.
     En ese empeño os tengo a vosotr@s, amig@s!  Sois el reflejo del ser humano que en conjunto somos… Y con tanto decirme: "Nena, que tú vales mucho", me hacéis ver que no soy un autómata,  que no me he de parar por quedarme sin pilas.
     Me hacéis sentir solidariamente unido al otro, estrechamente junto a sus sufrimientos  y en común fraternidad.
     Vosotros me dais cuerda,  me seguís alentando, me recordáis que, como dijo Rorty, la persona solidaria ensancha el yo al ámbito del nosotros”.

 







 
 










No hay comentarios:

Publicar un comentario